Connect with us

Internacionales

La razón por la que ómicron parece mucho más leve

Publicado

on

Nuevos estudios indican que la nueva variante del coronavirus no tiene una gravedad intrínseca radicalmente menor, sino que es capaz de reinfectar a las personas que ya tienen buenas defensas.

Ómicron no es una versión de fogueo del coronavirus. Los últimos estudios sugieren que la variante que está conquistando el mundo no tiene una gravedad intrínseca radicalmente menor, sino que ómicron está infectando a una población con características singulares. Estos días coexisten la variante delta, identificada hace un año en India, y la pujante ómicron, detectada hace un mes en Sudáfrica. Multitud de científicos intentan comparar el riesgo de hospitalización en un grupo de personas similares, pero la mitad de ellas infectadas por ómicron y la otra mitad, por delta. En esos análisis parece que el riesgo de la nueva variante es menor, pero un estudio del Imperial College de Londres publicado este miércoles muestra la clave: hasta un 40% de los casos de ómicron podrían ser en personas que ya han pasado la covid, frente al 8% de delta. Las dos variantes son muy contagiosas entre los no vacunados, pero ómicron además es capaz de infectar a muchas más personas que ya tienen buenas defensas, por eso parece menos grave.

La gran pregunta es si la nueva variante es realmente más leve que las anteriores. El biólogo estadounidense Marm Kilpatrick es contundente: “La respuesta corta es que todavía no lo sabemos”. El informe del Imperial College muestra que la probabilidad de acabar en el hospital con ómicron es hasta un 45% menor que con delta. Sin embargo, si se descuenta el efecto del mayor número de casos leves fruto de reinfecciones, los autores calculan que la probabilidad de terminar ingresado con ómicron podría ser solo entre un 2% y un 35% menor que con delta. “Esta pequeña diferencia en la gravedad sería largamente superada por la gran cantidad de casos causados por ómicron, que darán lugar a muchas hospitalizaciones. Si realmente es más leve, no es mucho más leve, así que no es un motivo para ser complacientes frente al aumento de casos de ómicron”, advierte Kilpatrick, de la Universidad de California en Santa Cruz (EE UU).

El problema es el tamaño de la ola que viene. Si la probabilidad de acabar en el hospital con ómicron fuera incluso un 50% menor que con delta, pero los casos se duplican cada dos días, en dos días habría el mismo número de ingresados con covid, según ha expuesto la epidemióloga Deepti Gurdasani, de la Universidad Queen Mary de Londres. Y los casos de ómicron, efectivamente, se han estado duplicando cada dos días en muchos países. El Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington calculó este miércoles que 3.000 millones de personas se infectarán con la nueva variante en los próximos tres meses. Si estas estimaciones se confirman, en el siguiente trimestre habrá tantos casos como en dos años de pandemia.

Al margen de la incertidumbre sobre la auténtica gravedad intrínseca de ómicron, la buena noticia es que sus efectos en el mundo actual son mucho menores, gracias al efecto combinado de la vacunación, las defensas naturales por infecciones previas y esa posible mayor levedad del virus. Los modelos de la Universidad de Washington calculan que el 90% de los casos de ómicron serán asintomáticos, frente al 40% de las anteriores variantes.

El análisis del Imperial College constata que las personas con al menos dos dosis de las vacunas de Pfizer, Moderna o AstraZeneca siguen “considerablemente protegidas” frente a la covid grave, aunque ómicron tiene una mayor capacidad que delta para provocar infecciones leves en los vacunados. El estudio muestra que, si una persona vacunada con dos dosis de Pfizer se infecta, su probabilidad de tener síntomas graves es un 80% menor que la de una persona no vacunada infectada con la variante delta. Con dos dosis de AstraZeneca es alrededor de un 65% menor. La tercera dosis, además, eleva la protección, que tiende a reducirse con el tiempo. En España, casi el 100% de los mayores de 70 años están vacunados. Esa es la principal razón de que los casos positivos hayan superado el récord de la pandemia —60.000 casos diarios registrados— sin observarse un aumento paralelo en las hospitalizaciones.

El Instituto Nacional para las Enfermedades Infecciosas de Sudáfrica calculó este martes que el riesgo de hospitalización por ómicron es un 80% menor que con delta, pero su estudio compara la ola actual con la de hace cinco meses, cuando el porcentaje de vacunados era menor y además había una menor inmunidad natural por infecciones previas. El análisis sudafricano no compara la gravedad de los casos actuales de ómicron y delta, como sí hace el informe del Imperial College.

Un análisis preliminar de los datos de Escocia apunta en la misma dirección. Los casos de ómicron tienen un riesgo de acabar en el hospital que es un 60% inferior al de los de delta, un efecto atribuible a la mayor capacidad de la nueva variante para infectar a personas que ya tienen defensas naturales. El estudio escocés, publicado por la Universidad de Edimburgo este miércoles, sugiere que la tercera dosis de la vacuna reduce un 57% el riesgo de tener una infección sintomática respecto a tener solo dos dosis puestas hace más de seis meses. Los autores también calculan que la capacidad de ómicron para reinfectar a personas que ya han pasado la covid multiplica por 10 la de delta.

Uno de los brotes de ómicron mejor estudiados ocurrió el 26 de noviembre en una fiesta en Oslo (Noruega). Al menos 81 de los 117 participantes acabaron infectados y solo hubo un caso asintomático. El resto, con una media de 38 años y la pauta completa de vacunación, tuvo sobre todo tos, fatiga, mocos, dolor de garganta y fiebre. El médico noruego Frode Forland explica que no consta ningún ingreso en el hospital, pero subraya que es pronto para sacar conclusiones. “No hay datos suficientes para saber si ómicron es intrínsecamente menos grave que delta”, advierte Forland, del Instituto Noruego de Salud Pública.

El médico se declara “muy preocupado” por la abrumadora transmisibilidad de la nueva variante. “Tanta gente infectada en tan poco tiempo provocará un pico muy alto y tendremos dificultades para tratar a tanta gente, aunque ómicron fuera realmente más leve”, alerta. El epidemiólogo William Hanage, de la Universidad de Harvard (EE UU), lo ha resumido con una frase muy gráfica en el diario británico The Guardian: “La diferencia entre una caricia y una bofetada es, en gran medida, la velocidad”.

Dos epidemiólogos del hospital madrileño de La Princesa, Joan Soriano y Julio Ancochea, y dos colegas italianos han calculado que el pico de esta ola en Europa se alcanzará el 15 de enero, con 400.000 casos diarios. “El debate sobre si ómicron es más o menos grave es estéril, porque el virus sigue siendo muy malo. Te puede llevar a la UCI y matarte”, opina Soriano. “Además, la atención primaria y las consultas externas de los hospitales ya estaban muy saturadas, pero ahora están colapsadas”, advierte. Ese es uno de los efectos de la gran transmisibilidad de ómicron: en Londres, el 7% de los médicos está de baja por covid o por haber sido contacto estrecho de algún caso.

A Soriano le preocupa, además, la covid persistente: los síntomas que pueden permanecer durante meses, ya sean problemas respiratorios, cansancio o una niebla mental que dificulta la lectura. “Una de cada seis infecciones sintomáticas acaba en covid persistente”, señala Soriano, citando datos de las anteriores variantes, porque todavía es pronto para conocer los efectos de ómicron a largo plazo. “La gente juega a la lotería de Navidad pensando que le va a tocar, aunque la probabilidad de ganar el premio gordo es una entre 100.000. Sin embargo, piensa que no le va a tocar la covid persistente, que es una de cada seis. Los humanos evaluamos muy mal el riesgo”, zanja el epidemiólogo. I Fuente: El País

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Internacionales

Cómo queda el mapa político en América tras el triunfo del izquierdista Gustavo Petro en Colombia

Publicado

on

Colombia vivió el último domingo una jornada electoral que dejó un hito en la historia política de ese país. Por primera vez, la tendencia de izquierda logró el máximo cargo y tomará políticas públicas a través del presidente electo Gustavo Petro.

La victoria de Petro, que tendrá como vicepresidenta a la luchadora ambientalista y feminista afroamericana Francia Márquez, se da en un ambiente de fuerte polarización, que ha dejado a la sociedad colombiana dividida en dos sectores con sensibilidades políticas y modelos de país antagónicos, y ha disuelto el modelo de alternancia en el poder que históricamente se dividieron gobernantes liberales y conservadores.

Buscar unir a Colombia y ganar credibilidad entre empresarios y militares, estos son los retos del izquierdista Gustavo Petro

Sin embargo, en las últimas elecciones en Latinoamérica, los gobiernos de izquierda han vuelto a captar al electorado.

Con la única excepción de Costa Rica, donde el triunfo fue para el aspirante populista Rodrigo Castro, las últimas elecciones presidenciales han visto vencer a candidatos de izquierda, primero en Perú, con Pedro Castillo; después en Chile, con Boric, y en Honduras, con Xiomara Castro, y ahora en Colombia.

Y si en los comicios de octubre próximo se cumplen los pronósticos que le dan a Luiz Inácio Lula da Silva una ventaja de 10 puntos sobre el actual presidente, el ultraderechista Jair Bolsonaro, las seis economías más grandes de la región estarán gobernadas por la izquierda, culminando así un proceso político iniciado hace un par de años.

Colombia eligió por primera vez a un presidente de izquierda.

En ese caso, Suramérica solo contaría con gobiernos conservadores en Paraguay (Mario Abdo Benítez), Uruguay (Luis Lacalle Pou) y Ecuador (Guillermo Lasso).

Más confusa es la situación en Centroamérica, donde por su origen o afiliación nominal existe una mayoría de gobernantes que teóricamente pueden ser adscritos a la izquierda, como Xiomara Castro (Honduras), Daniel Ortega (Nicaragua), Laurentino Cortizo (Panamá) y Nayib Bukele (El Salvador).

Gustavo Petro a sus electores: ‘A partir de hoy Colombia cambia, Colombia es otra’

Sin embargo, este último caso es muy discutible, dado que Bukele procede de las filas del revolucionario Frente Farabundo Martí de la Liberación Nacional, pero ganó las elecciones como candidato de Nuevas Ideas, partido integrado en la conservadora Gran Alianza por la Unidad Nacional, y gobierna desde 2019 con unos modales desideologizados propios del populismo autoritario.

Comparación con otros mandatarios de izquierda

Petro ha señalado como sus referentes de izquierdas a Luiz Inácio Lula da Silva o Rafael Correa. De acuerdo a Yann Basset, profesor de ciencia política en la Universidad del Rosario en Bogotá, en BBC Mundo, el nuevo mandatario colombiano “viene de una tradición de izquierda nacionalista y antiimperialista, un poco parecida quizás a la que inspira a López Obrador en México”.

Además de un estilo agresivo con discursos en ocasiones populistas que puede generar temores a que presente su mandato rasgos autoritarios, “otra vez al estilo de lo que está pasando en México”.

Elecciones en Colombia: Guillermo Lasso pide a Gustavo Petro “fortalecer amistad entre los dos países”

En cambio con Boric, se asemejan en la promesa de reformas estructurales para poner al Estado en el centro de sus proyectos.

Dentro de otros representantes de la izquierda se proyecta su enfoque prohibicionista de las drogas que lo acerca a figuras como el uruguayo José Mujica.

Adam Isaacson, un experto en Colombia de la Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) señaló en BBC Mundo que todavía es incierto el tipo de gobernante de izquierda que será Petro después que asuma en agosto. (I) Fuente: El Universo

Continuar Leyendo

Internacionales

Gustavo Petro es nuevo presidente de Colombia

Publicado

on

Gustavo Petro se convirtió en el nuevo presidente de Colombia, este domingo 19 de junio del 2022, con más del 51% de votos a su favor sobre el 46% de Rodolfo Hernández. Es decir, sumó más de 11 millones de votos en la segunda vuelta.

Si al final del día se ratifica esta tendencia, el próximo mandatario se convertirá en el primero de izquierda que llegará al poder de la Casa de Nariño.

Petro nació el 19 de abril de 1960, en Ciénaga de Oro (Córdoba). Es economista de la Universidad Externado.Tiene una especialización en administración pública de la ESAP, estudios en economía en la Universidad Javeriana, en medio ambiente y desarrollo poblacional en la Universidad Católica de Lovaina y en nuevas tendencias en administración de empresas en la Universidad de Salamanca.

Durante su campaña, Petro cargó a cuestas el lastre de haber sido integrante de un grupo guerrillero que propició una de las peores tragedias de la historia del país, la toma del Palacio de Justicia (a pesar de no haber participado directamente), pero a la vez de ser uno de los líderes políticos más importantes de la historia reciente de Colombia.

A su vez, Francia Márquez (quien creció en Yolombó, Cauca, en 1981) es, según su propia descripción, la primera mujer «negra, afrodescendiente, oriunda de las regiones más empobrecidas» de Colombia que será vicepresidenta. (I)

Continuar Leyendo

Internacionales

Nayib Bukele dice que está cerca de ganar la “guerra” contra las pandillas en El Salvador

Publicado

on

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, centró su discurso del tercer año de Gobierno en la llamada “guerra contra las pandillas” y afirmó se está a “punto de ganar”, además enfatizó que el país “es soberano e independiente”.

Bukele llegó la noche de este miércoles a la Asamblea Legislativa, de amplia mayoría oficialista, para brindar un discurso a la nación, que fue transmitido por cadena nacional de radio y de televisión.

El mandatario, de 40 años y que llegó a la Presidencia en 2019 bajo la bandera de la derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), no se refirió a temas relacionados con la economía, lo social o las más de 1.400 denuncias de violaciones a derechos humanos bajo el régimen de excepción vigente desde marzo.

“Estamos a punto de ganar la guerra contra las pandillas”

El mandatario ha bautizado las acciones enmarcadas en el régimen de excepción, implementado desde finales de marzo tras una ola de violencia que se cobró la vida de 87 personas en tres días, como “guerra contra las pandillas”.

Dicha medida, que suspende garantías constitucionales a los ciudadanos, ha sido fuertemente criticada por organismos de derechos humanos, pero respaldada por la mayoría de la población, según las encuestas.

“Estoy aquí para decirle a todos algo que muchos pensaron que era imposible y que hasta hace poco nadie hubiera creído que fuese así: estamos a punto de ganar la guerra contra las pandillas”, dijo Bukele ante los aplausos de los diputados oficialistas.

En el marco de dicho estado, las autoridades han capturado a más de 36.000 supuestos pandilleros y personas vinculadas a estas bandas.

El mandatario aseguró: «Esta es la batalla más difícil que hemos conquistado hasta ahora, incluso mayor que la pandemia (por la covid-19) y vamos a seguir luchando para ganarla con todas nuestras fuerzas».

Las pandillas, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a los planes de seguridad implementados en las últimas cuatro Administraciones.

Dijo que no se empezó a «vencer a las pandillas con el régimen de excepción», sino que «esta victoria» la empezaron «a pensar y a preparar antes de asumir la Presidencia» y dieron el «primer paso» en junio de 2019 cuando lanzaron el Plan Control Territorial.

El Ejecutivo de Bukele presentó el referido plan para cortar las fuentes de financiamiento de las maras y retomar las zonas controladas por dichas bandas, en su mayoría barrios y colonias populosas.

La población en general desconoce un documento oficial que detalle el camino para atender desde el Estado el fenómeno de las pandillas.

El mandatario señaló que «cada fase del Plan Control Territorial fue pensada para ir desmantelando el sistema de impunidad y salvar vida de los salvadoreños».

Sin embargo, dicho plan no evitó la escalada de homicidios de finales de abril, que colocó el día 26 como el más violento de la historia reciente del país con 62 muertes violentas.

Bukele llamó a «todos» los salvadoreños a que «apoyemos sin titubeos esta batalla» y que «no desaprovechemos la única oportunidad que vamos a tener».

«Esta es una guerra entre todos los salvadoreños honrados contra los criminales que nos tuvieron con la zozobra, el luto y la miseria por años», acotó.

De acuerdo con Bukele, después del conflicto armado (1980-1992), en el que la exguerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) se enfrentó al Ejército financiado por los Estados Unidos, 120.000 salvadoreños fueron «asesinados por las pandillas».

Continuar Leyendo

Trending

Derechos reservados El Amazonico