En este momento estás viendo Conmemoración del Servicio Pasivo de la Policía Nacional en Zamora Chinchipe

Conmemoración del Servicio Pasivo de la Policía Nacional en Zamora Chinchipe

En la mágica provincia de Zamora Chinchipe, donde los ríos murmuran historias de valor y sacrificio, se celebró este lunes 8 de julio de 2024, una fecha de profunda significación: la conmemoración del servicio pasivo de la Policía Nacional. En esta jornada, la comunidad se reunió para honrar a aquellos hombres y mujeres que, con su dedicación y sacrificio, han dejado un legado de honor y justicia, transmitiendo a las generaciones presentes y futuras un ejemplo imborrable de integridad y valentía.

La ceremonia, cargada de emociones y recuerdos, fue el escenario perfecto para rendir homenaje a los policías en servicio pasivo, quienes a lo largo de sus vidas han sido los pilares de la seguridad y el orden en Zamora Chinchipe y en todo el país. En representación de todos los homenajeados, el Sub Oficial Primero de Policía en servicio pasivo (SP) Luis Orlando Cañar Jaya, recibió la condecoración Cruz del Cincuentenario, un reconocimiento a su medio siglo de servicio abnegado y ejemplar.

Durante su emotivo discurso, Luis Cañar no solo rememoró sus años de servicio, sino que también compartió con el público una reseña histórica de la Policía Nacional en Zamora Chinchipe. «Quiero agradecer a Dios por permitirme cumplir 50 años desde que pisé la comandancia de la Policía Nacional,» expresó con humildad. Cañar resaltó la importancia del curso que siguió para convertirse en policía, un entrenamiento que no solo le enseñó a respetar a los ciudadanos y a la institución, sino también a sí mismo. Estos valores, dijo, quedaron impregnados en su vida y los ha compartido con su familia.

Luis Cañar recordó con precisión el inicio de su formación en la escuela de tropa de Pusuquí, hoy Escuela Superior de Policía, donde ingresaron 200 jóvenes. Sus primeros años de servicio fueron marcados por el peligro constante de la delincuencia organizada, el narcotráfico, la guerrilla urbana y el terrorismo. «Ellos fueron nuestros peores enemigos,» mencionó frente al selecto público, refiriéndose especialmente a la guerrilla urbana asentada en Santo Domingo de los Tsáchilas, Guayaquil y Pichincha.

Tentado en numerosas ocasiones por el narcotráfico y la delincuencia organizada, Cañar siempre mantuvo en su mente la imagen de sus padres, esposa e hijos, así como los valores inculcados por la institución policial, que le ayudaron a no sucumbir ante las tentaciones. «La vida del policía no es fácil, es sacrificio, esfuerzo y servicio a la comunidad,» afirmó, y subrayó que hoy puede abrazar con tranquilidad a su familia, a quienes agradeció por su constante apoyo.

La ceremonia culminó con la lectura del Acuerdo Ministerial Nro. 150, que establece el 8 de julio como el día del Policía en servicio pasivo. Este acuerdo reconoce el sacrificio y la dedicación de aquellos que entregaron lo mejor de sus vidas en el servicio diario a la sociedad, escribiendo así la historia de una institución grande por méritos propios. «Rendir un homenaje de gratitud y admiración a quienes legalmente han alcanzado el derecho para formar parte del personal en situación de retiro,» dicta el acuerdo, subrayando la importancia de reconocer el esfuerzo y el valor de estos héroes.

En este día de reflexión y homenaje, Zamora Chinchipe se enorgullece de su Policía Nacional y de aquellos que, en servicio pasivo, continúan siendo un ejemplo de integridad y justicia. La comunidad no solo recuerda su legado, sino que se compromete a seguir sus pasos, cultivando los mismos valores y principios que han hecho de la Policía Nacional una institución respetada y admirada.

En palabras de Luis Cañar, «Seguimos trabajando y articulando el trabajo de seguridad en Zamora Chinchipe con la Policía Nacional y Fuerzas Armadas.» Desde el espacio que esté. La historia de la Policía Nacional en esta provincia es un testimonio de coraje y dedicación, y hoy, más que nunca, se reafirma el compromiso con un futuro seguro y justo para todos sus habitantes.

Deja una respuesta