Connect with us

Internacionales

‘Brutales inundaciones’ en Nueva York y Nueva Jersey

Publicado

on

Los coletazos del huracán Ida están golpeando fuertemente a Nueva York y Nueva Jersey, con intensas lluvias e inundaciones repentinas que han dejado al menos nueve muertos.

Ante ello, los gobernadores de ambos estados del noroeste de Estados Unidos declararon este miércolres el estado de emergencia, y el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo que la ciudad está ante «un evento meteorológico histórico» con «brutales inundaciones» y «condiciones peligrosas» en las carreteras.

El Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos afirmó que se registraron 3,15 pulgadas (8 cm) de lluvia en Central Park en solo una hora.

El alcalde de la ciudad de Passaic, en Nueva Jersey, Hector Lora, le dijo a la CNN que el cuerpo de un hombre de unos 70 años fue recuperado de un vehículo que había sido arrastrado por las aguas. Y según reportes de NBC New York en ese estado ha muerto al menos otra persona a causa de las inundaciones

Según ese medio y la agencia AFP el resto de muertes, al menos siete y entre ellos el de un niño de dos años, se han registrado en la ciudad de Nueva York. Se trata de personas que quedaron atrapadas en el sótano de sus casas.

La policía de Nueva York ha instado a la gente a mantenerse alejada de las carreteras y el departamento de bomberos ha dicho que está respondiendo a llamadas en toda la ciudad.

Gran parte de la línea de metro de la ciudad permanece cerrada y muchos servicios de trenes y vuelos desde Nueva York y Nueva Jersey están suspendidos.

En las redes sociales se han viralizado impresionantes imágenes que muestran el agua entrando en las estaciones de metro o a las casas.

Nueva Jersey también declaró el estado de emergencia y reportó al menos una muerte. Un tornado destruyó por lo menos nueve casas en Mullica Hill, ubicado en el mismo estado.

Ida ha avanzado hacia el norte por el este de Estados Unidos. El domingo golpeó al estado de Luisiana, con un huracán categoría 4.

Cientos de miles de hogares en ese estado permanecen sin electricidad. La ciudad de Nueva Orleans está bajo toque de queda nocturno.

Muchos factores pueden contribuir a las inundaciones, pero una atmósfera cálida causada por el cambio climático aumenta la probabilidad de lluvias extremas.

El mundo ya se ha calentado alrededor de 1,2 °C desde que comenzó la era industrial y las temperaturas seguirán aumentando a menos que los gobiernos de todo el mundo hagan recortes drásticos en las emisiones. (BBC Mundo)

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacionales

Biden y Xi tratan de contener las tensiones entre EE UU y China en su videoconferencia

Publicado

on

El presidente estadounidense planteó la situación de los derechos humanos en Xinjiang, Tíbet y Hong Kong. El líder chino advirtió de que si Taiwán se acerca al independentismo, Pekín actuará.

La reunión por videoconferencia entre el presidente de EE UU, Joe Biden, y el de China, Xi Jinping, ha intentado rebajar un tanto la temperatura, al menos en apariencia y de momento, en las caldeadas relaciones entre las dos potencias. A lo largo de tres horas y 42 minutos, según la prensa estatal china, divididas en dos sesiones, los dos hombres más poderosos del mundo trataron de explorar vías para aumentar la comunicación y la cooperación, y evitar que los desacuerdos entre ambos gobiernos puedan acabar provocando —en palabras de Biden— “un conflicto, intencionado o no”. Las posiciones se mantienen como estaban, y ninguno de los dos ha cedido. Pero el mero hecho de que el encuentro se celebrase ya representaba un avance.

El encuentro comenzó con un intercambio de palabras conciliadoras y declaración de buenas intenciones. Biden, sentado frente a la chimenea de la sala Roosevelt en la Casa Blanca; Xi Jinping, en uno de los grandes salones del cavernoso Gran Palacio del Pueblo. Ambos, flanqueados por las banderas de los dos países. Se saludaron con cordialidad y amplias sonrisas.

“Necesitamos establecer salvaguardas de sentido común, ser claros y honestos donde estamos en desacuerdo y colaborar donde nuestros intereses coinciden”, declaró Biden, que matizó que es una cuestión de “liderazgo mundial responsable”. Por su parte, Xi lanzó un llamamiento a aumentar la “colaboración y comunicación”. China y Estados Unidos “deben respetarse mutuamente, coexistir de manera pacífica y colaborar para que ambas naciones se beneficien”, sostuvo.

En una conversación que Pekín ha descrito como “franca, constructiva, sustancial y fructífera”, buena parte del tiempo se dedicó a Taiwán, la isla autogobernada que China considera parte de su territorio y que se ha convertido en el asunto más espinoso en la relación entre las dos grandes potencias. En los primeros días de octubre, Pekín envió casi 150 aviones a sobrevolar la zona de defensa aérea taiwanesa; ese mismo mes, Biden causó consternación en China al declarar su disposición a ayudar militarmente a Taiwán si la isla resultaba atacada, en un aparente cambio de posición oficial. El Gobierno estadounidense tuvo que recular en esas declaraciones y matizar que la postura de Washington se mantenía sin cambios. Biden subrayó hoy que Estados Unidos “se pone firmemente a los intentos unilaterales por cambiar el statu quo” y defendió la necesidad de mantener “la paz y la estabilidad” en el estrecho de Formosa.

NEWSLETTER

Recibe el boletín semanal de InternacionalAPÚNTATE

“La situación en el estrecho de Taiwán encara una nueva ronda de tensión porque las autoridades taiwanesas han intentado de modo repetido apoyarse en Estados Unidos para la independencia, y algunos en Estados Unidos pretenden utilizar Taiwán para controlar China. Es una tendencia muy peligrosa”, advirtió Xi en la reunión, de acuerdo con el comunicado distribuido por su Ministerio de Asuntos Exteriores. Si se produjeran movimientos hacia la declaración formal de independencia de la isla, China “tomará medidas contundentes”, aseguró el presidente chino y secretario general del Partido Comunista de su país.

Por su parte Biden planteó la preocupación estadounidense acerca de la situación de los derechos humanos en general y, en concreto, en torno a “las prácticas de China en Xinjiang, Tíbet y Hong Kong”. Washington acusa a Pekín de brutales violaciones de los derechos humanos a las minorías en las dos regiones autónomas en el oeste de la China continental, y de un grave deterioro de las libertades que se había comprometido a garantizar hasta 2049 en la antigua colonia británica. Según la Casa Blanca, el presidente de EE UU también abordó “la importancia de un Indo-Pacífico libre y abierto”, y comunicó “la determinación” de Estados Unidos de cumplir “sus compromisos en esa región”.

Los líderes abordaron también, según sus respectivas administraciones, asuntos como Afganistán, Corea del Norte o Irán. Acordaron colaborar en cuestiones como la energía y el cambio climático, así como “seguir manteniendo estrechos contactos por varias vías para reencauzar las relaciones chino-estadounidenses por el camino de un desarrollo estable y sólido”, según Pekín.

Ausente de la conversación, según funcionarios en Washington, estuvieron los próximos Juegos Olímpicos de invierno que se celebrarán en la capital china el próximo febrero. Varias organizaciones defensoras de los derechos humanos han lanzado llamamientos a boicotearlos como medida de condena hacia el trato de las minorías musulmanas en Xinjiang.

La relación entre ambos países pasa por su peor momento desde que ambos restablecieron la diplomacia formal, en 1979. Cuando dos elefantes se pelean, sufre, esencialmente, la hierba que hay debajo. Y un pulso entre dos colosos como Estados Unidos y China, las dos mayores potencias económicas del mundo, repercute en todo el globo. Biden, que fue el primero en tomar la palabra, emplazó a Xi a asegurar que la competencia entre ambos países no derive en “un conflicto abierto” y le propuso establecer “barreras de sentido común”. El problema estriba en lo que cada Gobierno entiende por sentido común.

El presidente estadounidense había destacado en varias ocasiones que los derechos humanos figuran en el centro de su agenda exterior, y había advertido de que defendería la autonomía de Taiwán y condenaría los abusos a los uigures y otras minorías en la región de Xinjiang. Pero Xi llegaba a la cita embebido de poder, recién consagrado por su Partido Comunista como una figura histórica, algo que le allana el camino para un tercer mandato y, de facto, un control sine die del territorio. Nada de la deriva autoritaria del país parece haber mermado su futuro.

“Debemos ser claros y sinceros en lo que estamos en desacuerdo y trabajar juntos en aquello en lo que nuestros intereses coinciden, sobre todo en asuntos globales y vitales, como el cambio climático”, señaló Biden al inicio de la cita. Ese parece el terreno en el que las dos potencias son más capaces de entenderse, como se demostró la semana pasada en la conferencia del clima de Glasgow, una suerte de tregua en medio de una escalada de tensión de múltiples frentes: económico, con una guerra arancelaria vigente; militar, al hilo, entre otros, del refuerzo en armamento nuclear por parte de Pekín; y tecnológico, por las acusaciones de robo y espionaje.

En su saludo inicial, Xi se refirió a Biden como un “viejo amigo”. Son, sin duda, viejos conocidos, que se han tratado a fondo en el pasado, cuando el estadounidense era vicepresidente de la Administración de Obama. Pero que no son amigos es algo que el estadounidense había querido dejar claro dentro de su país, donde la oposición republicana se le echaría al cuello si muestra más flexibilidad que el republicano Donald Trump hacia el gigante asiático. Tanto conservadores como progresistas coinciden en Estados Unidos en la necesidad de mano dura contra el régimen en el terreno de la competencia económica desleal o los abusos de derechos humanos. Biden ha llamado a Xi “matón” y ha dicho que no tiene “un solo hueso democrático” en el cuerpo.

El lunes, sin embargo, era la hora de la realpolitik, de la contención de daños. En su discurso al inicio de la reunión, Xi emplazó a Biden a “mejorar la comunicación” y “coexistir de forma pacífica”, a trabajar juntos en “avanzar en la causa de la paz mundial y el desarrollo”. “Una relación sólida y estable entre China y Estados Unidos es necesaria para avanzar el desarrollo respectivo de los dos países y para salvaguardar un entorno internacional pacífico y estable”, añadió el presidente chino, al que acompañaban en la reunión sus asesores de mayor confianza. Entre ellos, el ministro de Exteriores, Wang Yi, y el viceprimer ministro, Liu He, el hombre de referencia de Xi para cuestiones económicas.

Las expectativas del encuentro eran bajas. Más que construir una vía de colaboración, los líderes buscaban la manera de no agravar hostilidades. Pekín pretende renovar sus fuerzas armadas en 2035 y convertirlas en un ejército que pueda rivalizar, e incluso vencer, a EE UU en 2049. A Washington le preocupa sobremanera el incremento del arsenal nuclear chino, así como la creciente presencia militar china en Taiwán. Y a Pekín, lo que percibe como la determinación de su rival por impedir su auge.

La videoconferencia es la tercera conversación directa entre los dos líderes desde la llegada de Biden a la Casa Blanca en enero. En la primera, en febrero, el estadounidense criticó la represión sobre Hong Kong y los abusos a los uigures y otras minorías en la región de Xinjiang. Fuente: Diario El País

Para que esté informado del acontecer local, nacional e internacional, síganos en Facebook  Diario El Amazónico y en Twitter @ElAmazonicoEc

Continuar Leyendo

Internacionales

El último debate presidencial en Chile desnuda a un incómodo candidato de la derecha extrema

Publicado

on

A seis días de las elecciones, José Antonio Kast, uno de los favoritos para pasar a la segunda vuelta, de acuerdo con los últimos sondeos, comete errores evidentes y no se le observa ni seguro ni sonriente.

A seis días de las presidenciales del próximo domingo 21, los candidatos a la presidencia de Chile se han visto la cara por última vez en el debate organizado por la Asociación Nacional de Televisión de Chile, Anatel. En un ejercicio de dos horas y 45 minutos, donde se abordaron asuntos clave como la gobernabilidad, la seguridad pública y el medio ambiente, la ciudadanía ha podido ver el desempeño de seis de los siete candidatos que estarán en la papeleta, porque el séptimo –el populista Franco Parisi– ha hecho una campaña virtual desde Estados Unidos sin pisar Chile, aprovechando un vacío de la legislación chilena. Con un rating en torno a los 40 puntos, lo que equivale a unos 3,1 millones de televidentes, una de las principales conclusiones de la noche fue el bajo desempeño de uno de los candidatos favoritos de acuerdo con las encuestas, el representante de la derecha extrema, José Antonio Kast.

No se le vio ni seguro ni sonriente como en los debates anteriores, donde no tenía sobre su espalda la presión por encabezar varios de los últimos sondeos. Fue precisamente este despliegue del que no tiene nada que perder el que lo hizo subir en las encuestas, hasta llegar a empatar y superar incluso a su principal contrincante, el diputado Gabriel Boric, el candidato del Frente Amplio de izquierda en alianza con el Partido Comunista, otro de los favoritos para pasar a la segunda vuelta del 19 de diciembre. En la órbita de Donald Trump y de Jair Bolsonaro, pero sin sus estridencias, al abogado de 55 años le cambió el semblante cuando Boric, prácticamente al comienzo del debate, le enrostró distintas iniciativas polémicas contenidas en su programa. El diputado de izquierda lo hizo con el documento en la mano y citando las páginas, lo que dejó desconcertado a Kast, enredado entre las hojas de su propio programa. “Aquí hay una serie de actos discriminatorios que ponen en riesgo avances que han sido sustantivos en materia de respeto a los derechos humanos de todos y todas. Y acá lo importante es que necesitamos un presidente de todos los chilenos, que sea capaz de escuchar. ¿Han visto a José Antonio Kast pactar con alguien que piense diferente?”, aseguró en otro momento Boric.

Fue un debate con fuertes críticas cruzadas entre los distintos postulantes a La Moneda, pero fue Kast, que mostró un semblante cansado, el principal blanco del resto de los competidores. Comenzó sus intervenciones con una bandera de Cuba y manifestando su apoyo a la ciudadanía que este lunes intentó movilizarse en la isla contra el régimen y una de las primeras preguntas que le hicieron los periodistas apuntó a la comparación que hizo el viernes entre la dictadura de Pinochet y el régimen de Ortega en Nicaragua. En referencia a las primeras elecciones democráticas chilenas de 1989, con el militar todavía en el Gobierno, Kast aseguró: “No se encerró a los opositores políticos”. En el debate de esta noche, el candidato del Partido Republicano dijo que se le interpretó errónea o maliciosamente, porque nunca ha desconocido las violaciones a los derechos humanos.

Pero hubo tres caídas especialmente evidentes: cuando le consultó a una de las entrevistadoras si estaba casada, cuando aseguró no estar de acuerdo con su propio programa en una iniciativa relativa a la energía y al reconocer que no conocía el PIB tendencial de Chile. El candidato conservador –que basa su discurso en el orden, el crecimiento económico y el control de la inmigración–, mostró su debilidad en temas económicos, un frente especialmente conflictivo para el candidato Boric, que en este debate no cometió grandes errores, pero tampoco brilló entre los competidores.

En medio de un período de veda de las encuestas –por ley no pueden ser publicadas 15 días antes de las elecciones–, no resulta evidente si este debate llegará a inclinar la balanza en los días finales de la carrera a La Moneda, pero existe consenso que en esta presidencial polarizada y competitiva cada acierto y error puede resultar determinante. Mientras el postulante de la izquierda defendió la columna vertebral de su programa de Gobierno, los cambios estructurales profundos, se ocupó de dar ciertas señales de moderación en lo económico y en el orden público.

Como a Kast, la situación de Nicaragua ha complicado al diputado de 35 años, porque sus socios del Partido Comunista publicaron una carta de apoyo al régimen, aunque parte de la nueva generación de esta formación y el propio candidato tomaron distancia. Un segundo momento de tensión se produjo cuando se le consultó por una denuncia de acoso sexual que reflotó en los últimos días en Chile, que dataría de comienzos de los 2000, cuando era presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile. “No hay hoy una acusación presentada, pero estoy totalmente disponible para cualquier tipo de investigación, porque no basta que yo afirme mi inocencia. Se le tienen que entregar todas las garantías a quienes se han sentido y han sido víctimas de acoso, abuso o maltrato”, aseguró el abanderado de la izquierda.

Mientras Kast no mostró precisamente su mejor desempeño en la última puesta en escena común ante la opinión pública –en un momento hizo callar a Boric, visiblemente ofuscado–, el abanderado del oficialismo, Sebastián Sichel, se manejó como no lo había hecho en los anteriores debates, lo que mantienen vivas sus esperanzas de pasar al balotaje. Ganador de las primarias del sector celebradas en julio, mostró las cartas de una derecha moderna, no extrema, en la línea de diferenciarse de Kast, que lo fue superando en las encuestas con el correr de las semanas. Mientras tanto, la única mujer candidata, Yasna Provoste, abanderada democristiana, defendió el legado de la Concertación de centroizquierda que gobernó Chile, aunque no haya sido precisamente un eje durante su campaña. “Somos herederos de esa Concertación que ha logrado reducir la pobreza, que ha dado estabilidad, que ha dado gobernabilidad”, aseguró la senadora, que no ha logrado diferenciarse exitosamente de Boric y que tiene limitadas opciones de pasar al balotaje, al menos de acuerdo a los sondeos.

Desde el mismo progresismo, Marco Enríquez Ominami –que postula por cuarta vez a La Moneda– fue el principal francotirador de la noche. Con habilidad comunicativa y gran desplante ante las cámaras, apuesta por convencer a la ciudadanía de que tiene mejores opciones que Boric de ganarle a Kast en la segunda vuelta. En el extremo izquierdo, el candidato Eduardó Artés, un profesor ultra, que aseguró que él mismo encabezaría las protestas contra un Gobierno propio.

Con siete competidores, ninguno sobrepasa el 30% de la adhesión, de acuerdo con las últimas encuestas, y un 23% de los electores todavía estaría indeciso, por lo que la participación electoral en un sistema de voto voluntario será un factor determinante que podría inclinar la balanza. (I)

Continuar Leyendo

Internacionales

“Es hora de un Plan Ecuador”: el presidente Lasso dice en entrevista con la BBC que su país necesita ayuda para enfrentar el narcotráfico

Publicado

on

Por Vanessa Buschschluter

“Tenemos problemas locales que requieren de compromisos globales”, dijo este martes el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, en la cumbre de líderes de la Conferencia sobre el Cambio Climático (COP26) que se desarrolla en Glasgow, Reino Unido.

En su intervención habló en concreto de la creación de una nueva reserva marina de 60.000 kilómetros cuadrados en las Islas Galápagos, que se sumarán a los 130.000 ya existentes.

Pero los “problemas locales” en el país sudamericano son más que la conservación de la biodiversidad y la lucha contra el cambio climático.

Lasso habló con la BBC en Glasgow sobre medio ambiente, pero también de seguridad, salud pública, migración, los Pandora Papers y más.

Déjeme empezar por el anuncio que hizo sobre la expansión en 60.000 kilómetros cuadradosde la reserva marítima de Islas Galápagos.¿Cómo piensaEcuador proteger un área tan grande?

La manera de proteger un área tan grande es a través de un canje de deuda por conservación.

Estamos estudiando los mecanismos a efectos de crear un fidecomiso con recursos a perpetuidad para que el Ministerio del Medio Ambiente los pueda administrar y puedan ser utilizados también en apoyo a la pesca artesanal en zona fuera del área de reserva marina y a nuestra Fuerza Naval, para el control de embarcaciones internacionales.

¿Cuánto dinero cree que con ese canje de deuda puede representar?

En valor nominal, cerca de US$300 millones, que luego al cabo del tiempo se convertirán en un fondo a perpetuidad.

Los rendimentos serán utilizados para estos objetivos, pero quedará como una especie de legado intocable durante el tiempo.

En lo práctico, ¿ese dinero se usaría para patrullaje o para qué?

Se utilizaría para adquirir la tecnología necesaria que nos permita cuidar la zona de la reserva marina.

¿La decisión de expandir la reserva marítima fue una reacción a la gigantesca flota de barcos pesqueros chinos que navegaron alrededor de las Islas Galápagos este año y el anterior?

No, es una decisión autónoma del gobierno ecuatoriano que la presenta en la COP26 como una demostración concreta de que la acción más que las palabras es la que va a permitir la lucha efectiva contra el cambio climático.

Y qué va a hacer para prevenir la pesca ilegal de la flota china en un futuro?

En mi ultima conversación con el presidente Xi Jinping escuché un compromiso muy claro de respeto a esta zona marítima del Ecuador.

Por lo tanto, aspiro a que en el futuro no existan incidentes como los vieron en el año 2020. En 2021 no ha habido ningún problema.

¡Pero la flota sí estuvo!

Pero no en aguas ecuatorianas.

Permítame cambiar de tema. El 18 de octubre usted declaró un estado de excepción en Ecuador por 60 días. ¿Qué logros ha habido desde entonces?

Ha disminuido el número de eventos de inseguridad y de criminalidad. Penosamente esto es consecuencia de que los gobiernos, los dos gobiernos anteriores, fueron muy contemplativos con el narcotráfico.

Estamos recuperando el control del territorio nacional. He instalado un radar para recuperar el control de la provincia de Manabí y de Santa Elena, y en febrero o marzo tendremos un segundo radar en la zona norte de Ecuador.

Ahora, hay un problema un poco más serio que es el consumo de drogas. Lo vamos a enfocar como un problema de salud publica, pero nos va a tomar por lo menos tres, cuatro lustros hasta poder recuperarnos de semejante impacto negativo que es consecuencia de haber sido contemplativo con el narcotráfico.

Además del radar, usted tiene planes de hacer una ley que le permitiría a la Fuerza Área derribar aviones que no contactan o que están de forma ilegal en el espacio aéreo ecuatoriano. ¿Es así?

Correcto. Y también un proyecto para el fortalecimiento en el control de las cárceles.

¿Cree que la Asamblea va a apoyar esa ley que permite derribar aviones?

Espero que lo hagan porque es la manera de proteger a toda la sociedad ecuatoriana.

Sobre las cárceles que usted mencionó y que recientemente fueron noticia internacional por la reyerta mortal en la que murieron 119 presos, ¿cuál es el plan para mejorar la situación dentro de las prisiones?

Recuperar la presencia del Estado. Obras civiles, tecnología y también reformas legales que permitan que en situación ordinaria la Policía Nacional pueda ingresar a las cárceles.

No es posible que guías (guardias) penitenciarios con un tolete enfrenten a mafias que tienen hasta drones y explosivos.

¿Y el hacinamiento?

El hacinamiento es aproximadamente de 9.000 personas, de los cuales 5.000 ya tienen derechos penitenciarios y pueden salir libres. Estamos viendo la manera de agilizar los procesos.

De los otros 4.000 hay cerca de 3.000 que son susceptibles de ser repatriados porque son ciudadanos extranjeros. También con Cancillería hemos iniciado los tramites.

Con todo eso, en un horizonte de 2 años, podremos luchar contra el hacinamiento. No queremos construir mas cárceles, sino un mundo más libre en Ecuador.

Sobre los guías carcelarios que usted mencionó, ¿por qué se dio esa situación de que la policía no puede entrar en las prisiones del país?

No le puedo responder la pregunta porque la verdad es que esto viene desde mucho tiempo atrás y responde a leyes que no consideraban al narcotráfico y las mafias como una amenaza. Era otro Ecuador.

En el Ecuador de hoy necesitamos reformas legales en este campo.

La criminalidad dentro de Ecuador ha cambiado mucho en los últimos años. ¿Cómo va a luchar contra el hecho de que detrás de estos grupos criminales ecuatorianos están otros tan poderosos como el cartel de Sinaloa o el cartel Jalisco Nueva Generación?

Necesitamos el apoyo internacional de EE.UU., de Colombia y de la Unión Europea fundamentalmente. Y pienso promover esa cooperación porque es hora de un Plan Ecuador.

¿Cuál sería la meta del Plan Ecuador?

Fortalecer la seguridad, las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional. Apoyo también en el fortalecimiento del control de las cárceles y en obras de infraestructura que permitan mejorar la calidad de vida de los ciudadanos ecuatorianos.

Dado que se ha hablado mucho de la influencia de los carteles mexicanos en Ecuador, ¿ha tenido contacto con el gobierno de México?

He tenido contacto con el gobierno de México para hablar sobre un acuerdo de libre comercio que es indispensable para que el Ecuador ingrese a la Alianza del Pacifico. No hemos tocado temas e seguridad con México.

El aumento de la violencia en Ecuador no solo se ve en la muerte de prisioneros, sino también de gente del común, como se hizo notorio tras el asesinato del velocista Álex Quiñónez hace un par de semanas. ¿Qué esta haciendo su gobierno para mejorar la seguridad ciudadana?

Esta entrevista comenzó con su pregunta sobre el estado de excepción. Es una repuesta para mejorar la seguridad en las ciudades del país.

Pero tengo que ser muy sincero: esa no va a ser la solución definitiva porque tenemos un problema de criminalidad derivado del consumo de drogas también.

Y como le dije, el consumo de drogas lo enfocamos como un problema de salud publica. Y tomará algunos lustros poder recuperar a la sociedad ecuatoriana de este penoso mal del consumo de drogas y, como consecuencia de aquello, de la inseguridad.

Después de los 60 días de estado de excepción, ¿qué sucederá?

Ya creo que le he contestado sobre el enfoque de salud publica.

Es un problema que no va ser solucionado en 60 ni 120 días, que va a requerir algunos lustros para recuperar a la sociedad ecuatoriana de este mal que aqueja a niños y jóvenes por el consumo de drogas. Y como consecuencia de aquello, la criminalidad.

Déjeme cambiar de tema. Ecuador fue golpeado muy duro por la pandemia de covid y obviamente también eso afectó la economía. Durante la campaña, usted hizo mucho hincapié en la vacunación como la solución para mover el país para adelante. Ha tenido muchísimo éxito con la vacunación, pero ¿se está reflejando eso ya también en la economía?

Definitivamente que sí. El segundo trimestre de este año comparado con el anterior, hemos crecido al 8%. En los cuatro primeros meses de gobierno, se han creado 275.000 nuevos empleos.

Esto refleja claramente lo que advertí: la vacunación no solo es un programa de salud, no es un programa social, es un programa económico también y esta dando resultados.

En la campaña y ahora en su ponencia en la COP habló de un gobierno de encuentro y, de hecho, ganó las elecciones con ese lema. Pero en estas pasadas semanas hemos visto manifestaciones y, en concreto, que los indígenas no parecieran ya ser tan parte de ese encuentro.

Hagamos una distinción clara: lo que ha sucedido en las ultimas semanas es la manifestación de un dirigente indígena que no ha tenido éxito en esta ocasión porque no ha logrado movilizar a la ciudadanía.

Leonidas Iza, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), ha liderado manifestaciones contra el gobierno de Lasso. Foto: Getty Images

Eso demuestra claramente que el sector indígena que estuvo con nosotros en la campaña sigue estando junto con el gobierno del encuentro.

Cuando vuelva a Ecuador, ¿va a encontrarse con este líder indígena, Leonidas Iza, que ha liderado estas manifestaciones?

No, cuando vuelva a Ecuador yo me voy a encontrar con la Conaie (Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador), que es el grupo o la asociación que representa a un importante sector de la sociedad ecuatoriana.

Con el señor Iza, no. El señor Iza es un golpista. Y un presidente democrático no puede hablar ni negociar con un golpista que emula al personaje Joker de Batman, que es un personaje anarquista. El líder indígena es un anarquista.

Promueve solamente la destrucción de todo lo que existe.

¿Qué le va a decir a la Conaie?

A la Conaie le diré que tengo los brazos abiertos y la manos extendidas para seguir hablando y conversando sobre la realidad del mundo indígena en el Ecuador.

Otro tema que están confrontando casi todos los países de Sudamérica es la migración, sobre todo de venezolanos. Hace unos meses alguien de Migración de Colombia me comentó que tuvo una reunión con el presidente Iván Duque antes de que usted asumiera su cargo y le habló de introducir el Estatus de Protección Temporal en Ecuador. ¿Eso es algo que su gobierno tiene pensado hacer?

Nosotros estamos yendo un poco mas allá, reconociendo el estatus legal del los venezolanos y tratando de promover su inserción a la sociedad ecuatoriana.

Lasso aseguró: «Queremos abrir los brazos por razones humanitarias a la migración venezolana». Foto: Getty Images

Es un desafío inmenso porque son 400.000 venezolanos en un país donde lo que más falta es empleo. Pero por razones humanitarias, debemos hacer el mejor esfuerzo.

¿Cuál es su estrategia para evitar que en Ecuador surjan problemas como los que se han visto en Chile, donde han quemado las pertenencias de los migrantes venezolanos, o en Perú, donde también ha habido mucha xenofobia?

Hay antecedentes históricos en materia de migración… la primera es la oleada migratoria de ecuatorianos a EE.UU. en la década de los 60 del siglo pasado… la segunda, a inicios de este siglo, hacia España e Italia.

Yo creo que Ecuador es un país solidario que no puede olvidar eso. No puede ser que emigramos al exterior y cuando alguien del exterior, por los motivos políticos ya conocidos, busca el Ecuador, lo rechazemos.

En el Ecuador no ha habido problemas significativos de xenofobia y queremos abrir los brazos por razones humanitarias a la migración venezolana.

Su nombre fue uno de los mencionados en los Pandora Papers y ha habido una investigación en una comisión parlamentaria. ¿Por qué decidió no declararante dicha comisión?

Hagamos una diferenciación. La comisión me invitó y yo contesté con una carta donde demuestro claramente mi historial tributario en el Ecuador. Y dije: si quieren que vaya, pues esperemos al final para yo conocer todas las opiniones de todos aquellos que vayan a la comisión. Por lo tanto, no me he negado a ir y he presentado información.

No es decir mío, sino de algunos periodistas: la comisión no tiene nada entre manos.

Me alegra que un grupo internacional de periodistas haga una investigación y haga una investigación sobre mí. Lo único que aspiro es que sea una investigación completa. Porque me investigaron en el mundo, pero no en el país.

En el Ecuador soy una de las personas que más impuestos paga: cerca de US$590 millones en 15 años. Es una cantidad muy, muy importante que equivale al 0,6% del producto interno bruto en 15 años. Una sola persona.

La COP26 se autodefine como «la mejor y última oportunidad para controlar las devastadoras consecuencias del cambio climático». Foto: Getty Images

Esa información, no sé por qué, pero fue omitida y yo lo que he hecho es informarle a la comisión para que conozca mi personalidad tributaria.

Quisiera volver al tema de la COP. Ecuador obviamente es un país petrolero. ¿Cómo va a cumplir las metas de la COP con lo que prometió durante la campaña de más inversión en el sector petrolero?

Una inversión que sea sustentable con el medio ambiente. Si no lo es, obviamente que no vamos a permitirla.

Así que no veo ninguna incompatibilidad entre pretender incrementar la producción petrolera, pero de forma sostenible.

¿Cómo va a lograr eso?

Bueno, probablemente tendrá un costo mayor que los sistemas regulares, pero es el camino del mundo moderno.

Ecuador fue uno de los 100 países que firmaron el acuerdo sobre la deforestación.

Somos un país muy chico, que apenas produce el 0,18% de las emisiones globales, pero nos hemos comprometido a una reducción hasta el 2030 del 25%.

Es decir, aunque pequeño, queremos tomar acciones concretas para contribuir contra el cambio climático.

Por último quería hablarle de un tema más social, cultural. Hace poco la Corte Suprema de Ecuador permitió el aborto para los casos de violación. ¿Hay algún movimiento para aprobar el aborto para más casos?

En este caso en concreto quiero referirme en estos términos: yo defiendo la vida desde la concepción hasta la muerte natural. Eso es un principio de vida personal de mi familia y que refleja los principios de vida de muchos ecuatorianos.

Hoy soy el presidente del Ecuador, de 17 millones y medio de ecuatorianos. Cuando la Corte Constitucional tomó esa decisión en una actitud republicana y democrática, manifesté mi respeto porque no puedo imponer mis valores y principios a todo el pueblo ecuatoriano.

El exbanquero asumió la presidencia de Ecuador en mayo en medio de la peor crisis económica y de salud de la historia del país. Foto: Presidencia de Ecuador

Ahora, no he visto ningún movimiento que quiera plantear la formalización o el reconocimiento del aborto. Para mí sería una situación muy difícil, pero por ahora no veo ningún riesgo en ese sentido.

Es que cuando la Corte Suprema tomó esa decisión de…

Solamente en el aborto por violación.

Usted dijo “lo respeto”…

Sí claro que sí, porque soy solo el presidente del Ecuador, nada más. Absolutamente nada más. Y la Corte Constitucional es una institución independiente del gobierno y pues bueno, uno tiene que respetar sus fallos aunque no le gusten.

Ecuador permite el matrimonio igualitario, pero hay muchas parejas gay que lamentan…

En el Ecuador se reconoce la unión civil de dos personas del mismo sexo, no el matrimonio. El matrimonio es un concepto superior, distinto, y yo respeto lo que dice la Constitución.

Hay parejas gay que lamentan que no haya por ahora una manera de adoptar niños para parejas gay.

Es un tema que hoy en el Ecuador no se debate y tiene un alto contenido moral. Y en el campo de la moral yo no me atrevo a imponer mis principios y valores a nadie.

Como dice el Papa Francisco: “¿Quién soy yo para juzgar?”. Si él dice eso, imagine lo que puedo decir yo.

Quiero darle la palabra final:¿tiene un mensaje para la COP de lo que Ecuador puede contribuir al mundo?

Mi mensaje es que Ecuador es uno de los 17 países más diversos del mundo, que tenemos que apuntar a la conservación de esa categoría.

El primer planteamiento concreto nuestro en la COP es la ampliación de la reserva marina de Galápagos de 138.000 a cera a cerca de 200.000 kilómetros cuadrados.

Creo que ese es un sello de la personalidad de mi gobierno y espero que sea uno de los legados de mi gobierno. (I) Fuente: El Universo

Continuar Leyendo

Trending

Derechos reservados El Amazonico