Ciudad de aves y cascadas

Con una trayectoria bastante extensa, desde muy pequeño Homero Cuenca ha estado inmerso en el tema del automovilismo, una persona que además ha convivido constantemente con el trabajo desde muy corta edad, y que con metas claras, mucho esfuerzo y sacrificio ha conseguido forjar un legado para su familia, especialmente para sus hijos que comparten la misma pasión en el mundo del deporte motor.

Oriundo de la parroquia El Cisne, provincia de Loja y a un día de cumplir sus 66 años, ha conformado hasta la fecha una familia con Lucrecia Chamba, fruto de ésta sus tres hijos: Homero Fabricio, María Isabel y Rubén Antonio Cuenca Chamba; muy apegado a ellos y a sus 4 nietos ha logrado mantener `Lojacar´, una empresa familiar en la industria automotriz de Loja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *