Connect with us

DEPORTES

Los clubes más interesados en fichar a Gonzalo Plata «están en el ‘top’ 10 de la Premier League», asegura una fuente cercana al jugador ecuatoriano

Publicado

on

“Las ligas no importan”. Que se lo cuenten a los fans del Liverpool… Los liverpoolianos de cuarenta para abajo bebieron mares y lloraron ríos el jueves por la noche. Llanto de emoción. ¡Qué pandemia ni contagio…! Una vida esperando gritar campeón; por fin se les dio: ¡los Reds son de nuevo los reyes de Inglaterra…! Treinta años después de su última liga.

Luego de ser los dominadores casi dictatoriales del fútbol inglés (y europeo), se les juntaron las vacas flacas, las brujas enterraron sapos en el césped de Anfield, las lechuzas anidaron en el vestuario. Y quedó entre tinieblas. Conste que en ese lapso el Liverpool fue dos veces campeón de Europa, lo cual es muy festejable, naturalmente, pero el hincha quiere el trono local, para mirar a los vecinos desde la torre del orgullo.

Treinta años de sequía, hasta que un día apareció el Rey Sol, Jürgen Klopp. Nunca pensaron estos ingleses que amarían tanto a un alemán. Klopp es la confirmación absoluta de que, hoy, todo proyecto futbolístico con aspiración de éxito pasa primero por el entrenador, luego por los jugadores. Hace cincuenta o sesenta años, cuando el técnico era un personaje paternal o caudillesco, o un sujeto con buen verbo, los futbolistas estaban por delante y el DT podía triunfar si contaba con un plantel virtuoso. Hoy el fútbol es más sofisticado, infinitamente más tecnicista y complejo, los futbolistas son los dueños del vestuario, el exitismo roza el límite de la intolerancia y la competencia es feroz por lo equilibrada. Se necesita un conductor inteligente, estudioso, sagaz tácticamente, trabajador, persuasivo, con liderazgo y manejo de grupo. Por eso un entrenador clase A cobra ahora entre 20 y 25 millones de euros al año. Y cuando aparece uno, se lo pelean los clubes de élite.

Este título no es de los jugadores, como suele decirse con demagogia. Es todo de él, del gran artesano de Stuttgart, ya ciudadano ilustre de Liverpool. Nunca en la patria de Bobby Charlton un campeón se coronó 7 fechas antes del final, récord en los 132 años del torneo. Y con 23 puntos de ventaja sobre el segundo, nada menos que el Manchester City de Guardiola. Es un registro fabuloso; tal vez pase un siglo para que se repita. O quizás nunca. Tan bueno que le quitó emoción a una liga que se caracteriza por lo emocionante hasta bajarse el telón.

Intenso, dinámico, ofensivo, potente, agresivo, duro, mentalizado, eficaz, práctico, todos estos adjetivos le calzan perfecto. Si fuera boxeo diríamos que el Liverpool es un noqueador, pero antes un demoledor. Busca, busca y golpea. Ataca con vocación, defiende con fervor. El carácter de un equipo lo transmite el capataz. Y detrás de la sonrisa permanente de Klopp hay un comandante firme, convencido de su plan. Se ha ganado definitivamente el olimpo del fútbol internacional por capacidad, sin regalos mediáticos ni campañas marketineras.

Le ha arrebatado a Pep Guardiola, al menos temporalmente, el cetro de mejor estratega del mundo. Sus equipos pueden ser ligeramente menos vistosos que los del catalán, igual de confiables y sólidos, de contundentes. Tienen un punto en común: la movilidad. Mueven la bola hasta generar espacios y ahí aparecen las individualidades para desequilibrar con talento.

El 8 de octubre de 2015 no quedará como un día más en la historia del Liverpool. Ese día firmó contrato Klopp. Recibió una herencia poco agradable: un conjunto caído, que vegetaba rondando la mitad de la tabla y con la enormidad de 44 profesionales. Empezó por los cimientos: aligerar el plantel, depurarlo, enriquecerlo. Mientras lo hacía, llegó a la final de la Europa League, que perdió ante el Sevilla. Pero ya comenzaba a ser competitivo.

Le llevó casi tres temporadas reformular el batallón. De esos 44 efectivos que recibió entonces, sólo quedan 8: Firmino, Henderson, Lovren, Milner, Joe Gómez, Origi, Lallana y Clyne, aunque sólo los dos primeros son titulares fijos. Los Salah, Mané, Alisson, Van Dijk, Robertson, Fabinho, Keita, Wijnaldum, Shaqiri, Matip los fue agregando Klopp. Un armado artesanal que, digámoslo, demandó alta billetera también: 410 millones de euros en total. Pero no se equivocó casi nada Jürgen, apenas con el arquero Karius (le costó una Champions, eso sí).

Klopp fue elaborando sabiamente su ejército. Necesitaba un zaguero, llevó a Van Dijk (Balón de Plata); le urgía un arquero, hizo contratar a Alisson (premio Yashin); quería mejorar el lateral izquierdo, solicitó a Andrew Robertson, un guardia pretoriano. En la otra banda promovió a Alexander-Trent, ya convertido en crack y pilar de la Selección Inglesa.

Con ellos cuatro el conjunto aumentó notablemente su seguridad defensiva, podría decirse en un doscientos por ciento. Se les fue a la brava Coutinho y recomendó guardar los alocados 160 millones de euros que pagó el Barcelona. Si pidiera a Mbappé se lo concederían, Liverpool es un club rico; no obstante, no es el estilo de Jürgen, prefiere ir cambiando piezas con cuidado y moderación. Le gusta moldear estrellas. Ahora tiene la dotación armada, sólo hace retoques. Sí le van a traer un volante con fines creativos (se van Shaquiri y Lallana) y ya está casi toda la tropa renovada hasta 2023 y, en algunos casos, hasta 2024.

El del Liverpool es un proyecto íntegramente deportivo, sano, el objetivo es más gloria. La ecuación es simple: + triunfos = mayores ingresos, un círculo virtuoso. Se nota desde fuera que el marketing no está por sobre los intereses futbolísticos ni las transferencias huelen raro. ¿Hay que potenciar el ataque?, se analiza bien el mercado; ¿falta un lateral?, se busca con lupa. No hay contrataciones extrañas ni infladas de 160 millones, es la parte buena de los clubes de capital privado: tienen un dueño, y éste cuida sus intereses, no hay vaciamientos, como suele suceder en las sociedades civiles.

Klopp es la confirmación de que saber comprar es la regla número uno del éxito en fútbol. Todo lo demás viene detrás. No exige fichajes supergalácticos, tampoco permite que los dirigentes le traigan bultos que él no pidió. Reforzó, promovió y dirigió con excepcional sabiduría. Y nunca se impacientó, persistió: fue subcampeón de Europa en una polémica final con el Real Madrid (siempre hay polémica por ahí…) y al año siguiente coronó. En la Premier anterior fue segundo a un punto del City habiendo sumado increíbles 97 unidades. Ahora vio la bandera a cuadros.

Este Liverpool es una cumbre futbolística. Y es toda del señor Klopp. (O)

Continuar Leyendo
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DEPORTES

Cinco jugadores ecuatorianos entrarán en acción en la renovada MLS

Publicado

on

La Major League Soccer (MLS) inicia su temporada 2020 en una sola sede y sin público. Las autoridades decidieron que el torneo denominado ‘MLS is Back’ se dispute en su totalidad en la sede de ESPN, en Orlando.

Después de una serie de especulaciones y de controles sanitarios por el covid-19, el torneo retorna este miércoles 8 de julio del 2020. Por decisión de los organizadores. El primer cotejo es entre los dos equipos de La Florida, que juegan de locales en su estado.

El equipo del ecuatoriano Sebastián Méndez, el Orlando FC, recibe al Inter Miami, que es de propiedad del inglés David Beckham. Este duelo está pactado para las 19:00.

Pero Méndez no será el único ecuatoriano que jugará en este certamen, que se disputará a la par al cierre de temporada de la NBA. El segundo tricolor en jugar será Christian Penilla. Lo hará el jueves 9 de julio con el New England Revolution ante Montreal Impact. El duelo será a las 19:00.

El viernes 10 de julio del 2020 será el turno de Xavier Arreaga. El zaguero central buscará, junto a los Seattle Sounders, retener el título que alcanzaron en el 2019. Su primer cotejo será ante el San José Earthquakes.

Uno de los cotejos más esperados será el que protagonice Los Ángeles FC. El equipo californiano no contará con su principal estrella, el mexicano Carlos Vela. El atacante azteca, que fue el MVP del 2019, decidió quedarse en su casa para acompañar a su esposa que está embarazada y a su hijo de tres años.

Quienes sí estarán en el torneo serán los tricolores José Cifuente y Diego Palacio. Para ‘Cifu’, el torneo de Orlando será el inicio real de su primera experiencia internacional. El esmeraldeño llegó a inicios del 2020 al club, pero no ha jugado partidos por la paralización de las actividades por la pandemia del coronavirus.

Los Ángeles FC debutarán el lunes 13 de julio ante el Houston Dynamo. El juego será a las 19:00.

El torneo tendrá un formato distinto al que se venía disputando en temporadas pasadas. No habrá finales de conferencia, sino que se lo hará con un formato parecido al de la Copa del Mundo. Es decir, habrá fase de grupos y se disputarán octavos, cuartos y semifinales.

Continuar Leyendo

DEPORTES

Jaime Ayoví está cerca de un club de Guayaquil, tras descartar su vinculación a Liga de Portoviejo

Publicado

on

El presidente de Liga de Portoviejo, Roberto Rodríguez, descartó la contratación del delantero Jaime Ayoví, quien hasta junio de 2020 formó parte del Godoy Cruz argentino. El directivo había adelantado el fichaje del deportista, pero no llegaron a un acuerdo.

“Hoy puedo decir que la negociación está caída. Habíamos conversado con el grupo que lo representa, las conversaciones estaban avanzadas pero nos manifestaron que la esposa quería seguir en Guayaquil”, dijo Rodríguez, en radio Huancavilca.

Se pudo conocer que el atacante de 32 años estaría en los planes de Guayaquil City de cara al final de la temporada. El club acercó una propuesta al delantero para acordar su vinculación.

La llegada de Ayoví al equipo ciudadano se concretaría ante la posible salida del uruguayo Gonzalo Mastriani, que está entre las opciones del Alianza Lima peruano.

Durante la paralización del campeonato nacional, el City oficializó la contratación del extremo José Ayoví, que ya se sumó a los entrenamientos dirigidos por el entrenador Pool Gavilánez. De concretarse la llegada de la ‘Yoya’ será su segundo fichaje.

Continuar Leyendo

DEPORTES

Ministro de Salud explica las razones por las que está prohibido el ingreso de hinchas a los estadios

Publicado

on

Juan Carlos Zeballos, Ministro de Salud, explicó cuáles serían los cambios en infraestructura de los estadios del país que permitirían el ingreso de los hinchas. Una situación que la ve lejana por la proximidad del retorno a la competencia, la crisis económica de los equipos y la gravedad del virus covid-19.

En una entrevista con Ecuavisa fue claro. Los hinchas no podrán ir a los escenarios deportivos, en el momento. Aseguró que hay temas que se deberán analizar como el aforo permitido y la salida del público y el acceso a los baños.

“Bien difícil, son cuestiones muy prácticas. La primera es la entrada, el aforo tendría que ser reducido». En tono de broma, Zeballos aseguró que eso no sería problema para el Aucas. «Claro que si uno va a un partido del Aucas, casi no va nadie, eso no sería un problema”, sostuvo el Ministro de Salud.

Para el Ministerio de Salud Pública, volver a los estadios es un tema complejo, por todos los protocolos que el hincha debería seguir. Algo que no es cómodo ni par el club, ni para el público.

“Después viene el asunto de los baños, habría que hacer flujos de escaleras que suben en un sentido y tú tienes que bajar por otro sin haber el contacto. El contacto de frente es el que se debe evitar, tendríamos que ver el asunto de compras, el asunto de las bebidas, la salida de los jugadores, la salida del público. Es complicado el asunto”, afirmó.

Zeballos puso como ejemplo la experiencia de los torneos que ya se reactivaron en Europa, donde no se ha permitido el acceso a los hinchas, pero se han hecho presentes de forma virtual.

“Por la cantidad de gente que iría, la recomendación que la han seguido todos los estadios del mundo, sería de hacerlo virtual ”, complementó el funcionario del Estado.

La LigaPro espera la resolución del COE Nacional sobre la fecha de reanudación del Campeonato. Tiene claro que no habrá hinchas.

Continuar Leyendo

LO MÁS VISTO