Connect with us

INTERNACIONALES

Informe británico advierte que las medidas de distanciamiento social ante coronavirus podrían ser necesarias hasta 18 meses

Publicado

on

Un informe elaborado por científicos del Imperial College de Londres alertan de que posiblemente habrá que esperar a una vacuna para ganar al coronavirus. Las noticias más esperanzadoras hablan de que podría lograrse en un año.

Mientras tanto, la cuarentena que muchas naciones han implantado entre sus ciudadanos para tratar de frenar la propagación debería extenderse al menos entre 12 y 18 meses, según advierte el informe elaborado por un equipo del Imperial College de Londres, colaborador de la Organización Mundial de la Salud en la modelización de enfermedades infecciosas.

En este mundo con más 7 mil millones de habitantes y al momento con más de 30 mil fallecidos y unos 650 mil contagiados, nada volverá a ser normal durante un largo tiempo.

Los autores analizan con modelos epidemiológicos las dos estrategias contra el coronavirus que hay sobre la mesa: la de contención o mitigación, planteada en un primer momento por Reino Unido para ralentizar, pero no detener, la propagación de la epidemia, y la de supresión de la transmisión, como se intenta ahora en España y en Italia con medidas drásticas de encierro en los hogares y el ejército en las calles.

Similares acciones se desarrollan ahora en Ecuador donde las medidas restrictivas han ido aumentando a medida de que se conoce de miles de contagios.

La idea de los científicos, liderados por el epidemiólogo Neil Ferguson, recomiendan la estrategia de supresión, pero advierten de que será necesario “mantener las medidas, al menos de manera intermitente, mientras el virus circule por la población o hasta que haya una vacuna disponible”. En el caso del COVID-19, “se necesitarán al menos unos 12 a 18 meses antes de que tengamos una vacuna”.

Qué se busca con la mitigación

El equipo científico calcula que unas políticas de mitigación óptimas que implica aislamiento de casos sospechosos, con respeto a la cuarentena de su entorno y el distanciamiento social de las personas mayores o con enfermedades graves, se podrían evitar tal vez la mitad de las muertes.

El modelo inglés predice unas 250 000 muertes en Reino Unido y hasta 1,2 millones en Estados Unidos, destaca el diario español El País.

Aunque no se habla de permanecer 18 meses encerrados en la casa, también se ha pensado que podrían ser cuarentenas intermitentes. “Una estrategia mínima de supresión incluye el distanciamiento social de toda la población, combinado con el aislamiento de casos en su casa y el cierre de escuelas y universidades”, señala el informe. “Para evitar un repunte en la transmisión, estas medidas deben mantenerse hasta que haya suficientes existencias de vacunas disponibles para inmunizar a la población, lo que podría ser dentro de 18 meses o más”, subraya.

El informe recuerda que los casos exitosos de China y Corea del Sur muestran que es posible conseguir la eliminación de la transmisión en el corto plazo, pero “está por ver si es posible a largo plazo, y si es posible reducir los costos económicos y sociales de las medidas adoptadas hasta ahora”. (I) Fuente: Bendito Fútbol

Continuar Leyendo
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INTERNACIONALES

Anonymous, el grupo de ciberactivistas que pone en jaque la confidencialidad

Publicado

on

“Saludos, ciudadanos de Estados Unidos. Esto es un mensaje de Anonymous. Los oficiales que matan personas y cometen otros crímenes deben rendir cuentas al igual que el resto de todos nosotros. De otra manera, creerán que tienen una licencia para hacer lo que quieran”, así fue el mensaje con el que el grupo de ciberactivistas Anonymous reapareció después de tres años de silencio y se sumó a la condena de la muerte de George Floyd.

Anonymous, grupo que nació en el año 2003 en los foros de 4Chan, una comunidad donde cualquier usuario puede publicar un texto o una foto relacionada con un tema sin identificarse, asegura que revelará todos los detalles oscuros del accionar de la policía de Mineápolis, donde tuvo lugar la muerte de Floyd al igual que otros crímenes y delitos que tanto el Estado norteamericano como el presidente Donald Trump han cometido contra los DD. HH., registró la edición digital de Clarín.

“El efecto más importante del colectivo es la concienciación que genera de diversos tópicos, desde corrupción, malversación de fondos, engaños, tiranías hasta pedofilia… ponen a la gente primero a dudar, segundo a investigar más y tercero a crear su propio criterio” dice a este Diario el consultor Andrés Seminario.

Para Seminario, Anonymous, grupo en el que se conoce que no existe ningún líder y que todos sus miembros alrededor del mundo mantienen un mismo nivel jerárquico, tiene una estricta medición del ambiente social, por lo que considera que sabe aprovechar los momentos y oportunidades para poder ejercer presión.

Daniel Barredo, profesor de la Universidad del Rosario en Colombia y estratega de comunicación digital, dice que Anonymous es “un movimiento relacionado con un concepto clave en la participación en línea: la inteligencia colectiva”, es decir, la construcción de conocimiento de forma masiva, anónima, autoorganizada, solidaria y colaborativa.

“En el caso de Anonymous, las iniciativas se coordinan de forma conjunta a través de las distintas plataformas de la red (foros, redes sociales, chats), que les ayudan a extender las ideas del movimiento a la ciudadanía”, dice Barredo.

El estratega agrega que para el grupo, que ha hecho de la máscara de la película de V de Vendetta su símbolo, los medios tradicionales “resultan estratégicos porque ayudan a extender el alcance de sus reclamos o denuncias ante esa parte de la opinión pública que no está conectada a internet”.

Anonymous trabaja mediante redes sociales y posee una cuenta de Twitter con más de cinco millones de seguidores, y tiene por lema “El conocimiento es libre. Somos Anonymous. Somos Legión. No perdonamos. No olvidamos”. Adquirió fama mundial con el escándalo de WikiLeaks en 2010 cuando se autodeclaró enemigo de todos los que le negaron ayuda al fundador Julian Assange.

Seminario apunta a que el éxito que tienen las historias reveladas por el grupo se basa en que se presentan con un storytelling simple que permite a las audiencias comprenderlas fácilmente. “En toda historia hay un villano, una víctima, un héroe, una trama, una secuencia de hechos, son historias fáciles de identificar”, dice.

Hasta el momento han hackeado múltiples sitios web de instituciones gubernamentales, agencias y cuentas de políticos como el expresidente colombiano Álvaro Uribe y del entonces presidente Juan Manuel Santos en el 2011.

En 2015, tras el atentado a la revista francesa Charlie Hebdo, Anonymous amenazó con ciberataques contra el Estado Islámico y poco después reveló una lista de cuentas de Twitter afines al grupo yihadista.

En el caso de Ecuador, el grupo en 2017 se vio vinculado a supuestos hackeos a redes sociales de candidatos del movimiento CREO, pero Anonymous Ecuador negó los ataques. Sin embargo, el mismo año se atribuyó el hackeo de la cuenta de Twitter de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) y el año pasado se lo relacionó con ataques a los dominios “.ec” y “gob.ec” tras el retiro del asilo diplomático y detención de Julian Assange en el Reino Unido. (I)

Continuar Leyendo

INTERNACIONALES

Una segunda ola de la COVID-19 se puede evitar, estima funcionario de la OMS

Publicado

on

La segunda ola de COVID-19 se puede evitar pero la humanidad tendrá que vivir un tiempo con la infección, porque aún no hay fecha para una vacuna, aseguró este miércoles el director regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa, Hans Kluge.

«La segunda ola no es algo inevitable. Aunque cada vez más países levantan las restricciones y hay un claro riesgo de rebrote de la infección», subrayó el jefe regional de la OMS en una rueda de prensa telemática.

Kluge subrayó que en la actualidad las cosas «no están mejor que a principios del año», porque el mundo carece de una vacuna contra la COVID-19.

«La buena noticia es que hemos aprendido mucho tras la primera ola y, si hay una segunda, estaremos más preparados», aseguró.

En cuanto a la vacuna, subrayó que «no hay una fecha concreta para su elaboración», aunque las mejores mentes científicas del mundo trabajan ahora en ese cometido.

A la vez, cuando haya una vacuna, agregó, la OMS hará lo que pueda para que sea distribuida de una forma equitativa entre los países del mundo.

Kluge afirmó que pese a una caída de los casos de contagio, los riesgos aún persisten en muchos países: «En algunos vemos una estabilización de la situación y una gradual disminución de los contagios; Rusia y Ucrania han emprendido ese camino», dijo. (I)

Continuar Leyendo

INTERNACIONALES

Las protestas contra el racismo se intensifican pese al desafío de Trump y los toques de queda

Publicado

on

Miles de manifestantes se concentraron este martes por la noche en las grandes ciudades estadounidenses ignorando el toque de queda decretado y, aún más, el brazo de hierro exhibido el día anterior por el presidente, Donald Trump. Frente a la Casa Blanca, donde el lunes las fuerzas de seguridad habían disuelto con gas lacrimógeno una concentración pacífica, el número de ciudadanos movilizados se disparó respecto a las jornadas anteriores; Los Ángeles vivió también su manifestación más multitudinaria de esta crisis y, en Nueva York, pese al mayor despliegue policial, prosiguieron los saqueos. También salieron a la calle los vecinos de Houston, de Orlando, de Florida y de Filadelfia. La ola de protestas contra el racismo desatada a raíz de un caso de brutalidad policial prosiguió un día más, el octavo, y, en el caso de Washington, con más fuerza.

Derek Smith, un afroamericano de 36 años empleado en el sector de telecomunicaciones, acudió por primera vez a las protestas en la capital del país, Washington. Estaba allí para alzar la voz por sus hijos, de 10 y siete años, pues crecerán, según dijo, en una sociedad que los discrimina. Esta cadena de manifestaciones comenzó en Minneapolis hace una semana por la muerte de un afroamericano a manos de la policía, pero ha trascendido a todo el país como un grito contra la discriminación general a los negros. “La diferencia entre cómo tratan a los blancos y a nosotros siempre está presente, ellos consiguen cosas que nosotros no”, afirmó entre la multitud. Poco después, al llegar las siete de la tarde, la hora del toque de queda ordenado por la alcaldesa, Muriel Bowser, la muchedumbre permaneció allí.

El centro de la ciudad ya se había llenado horas antes de tropas y vehículos militares bloqueando calles. Washington, por su estatus especial -no es un Estado ni está adscrito a ninguno- es el único lugar en el que Trump puede cumplir su palabra de recurrir al Ejército y ha ordenado el despliegue de 1.600 soldados, según el Departamento de Defensa. Ese despliegue hizo posibles imágenes impactantes, como los soldados destacados en las escalinatas del Monumento a Abraham Lincoln. Los Estados han declinado esa oferta y una docena de ellos ha optado por activar a la Guardia Nacional, que son los reservistas que dependen de los gobernadores.

Nueva York, con unos de los cuerpos de policía municipales más poderosos del mundo, no lo ha hecho. Trump lanzó este dardo a media tarde: “¡Nueva York, llama a la Guardia Nacional. La escoria y los perdedores te están destrozando. ¡Actúa rápido! No cometas el mismo error horrible y mortal que cometiste con las residencias de ancianos”, escribió en Twitter, en referencia al gran número de fallecidos por el coronavirus en este tipo de centros.

En paralelo a las protestas pacíficas, grupos por todas las ciudades aprovechan el caos para provocar destrozos y saquear tiendas. La tensión entre los violentos y el resto de manifestantes fue evidente ante la Casa Blanca, donde un joven se subió a un poste para arrancar la señalética de la calle y el público le abucheó y le lanzó objetos al grito de “protesta pacífica”.

Una multitud de manifestantes pacíficos recorrieron las calles del sur de Manhattan, juntándose unos con otros entre aplausos y proclamas, para recalar a media tarde en Union Square. Los saqueos de la noche del lunes, que se repitieron hasta bien entrada la madrugada, elevaron la presión al alcalde, Bill de Blasio, acusado de debilidad incluso por el también demócrata gobernador del Estado, Andrew Cuomo, con quien mantiene una relación, cuando menos, fría. Los agentes de policía desplegados por todo Manhattan, que recibían ánimos de algunos de los manifestantes, aguantaba estoicamente las provocaciones e insultos de los más agresivos.

A las ocho entró en vigor el toque de queda, pero nadie pareció darse por aludido. La protesta no tardó en calentarse y de pronto, a los pocos minutos, mientras la protesta bajaba por Broadway, unos alborotadores reventaron con un mazo el primer escaparate, el de un Gap semioculto bajo unos andamios. Varios jóvenes entraron a la carrera y apenas se llevaron unos maniquíes que soltaron a pocos metros. “¡Alejaos de los saqueadores!”, pedían por los megáfonos.

A medida que caía la noche y la marcha avanzaba por el sur de Manhattan, el tono se recrudeció. Los vándalos arrancaron los tablones de un Zara y empezó el pillaje. De la nada, llegaron media docena de agentes de policía e inmovilizaron y esposaron a dos personas en el suelo. Grabados desde todos los ángulos por teléfonos móviles, mientras uno de los detenidos, un corpulento afroamericano, les llamaba “escoria”, el escrutinio era máximo en unas protestas desatadas tras la muerte de otro afroamericano en el suelo, asfixiado por un agente, en una detención policial. Llegaron más refuerzos y un mando empezó a alejar a gritos a los curiosos, recordándoles en vano que había un toque de queda.

El expresidente estadounidense republicano George W. Bush se desmarcó este martes del tono desafiante de Trump y, en un comunicado, defendió la “empatía” como respuesta a las protestas. Señaló que tanto él como su esposa, Laura Bush, se sentían “perturbados por la injusticia y el miedo que asfixian” el país cuando vieron la muerte de George Floyd grabada en vídeo por viandantes, durante su brutal detención. “Es hora de que escuchemos. Es hora de que Estados Unidos examine sus fracasos y, mientras lo hacemos, también veremos algunas de nuestras fortalezas», afirmó Bush. Familiares y amigos de Floyd, que tenía 47 años y trabajaba como vigilante de seguridad, celebraron este martes en Houston un homenaje al fallecido.

Los Ángeles confirmó este martes que las manifestaciones no van a menos. Las calles de Hollywood vieron una de las manifestaciones más numerosas de la ciudad en la última década, incluidas las que se han producido contra Trump en estos años. Miles de personas, lideradas sobre todo por jóvenes estudiantes, marcharon entre los coches entre Hollywood y Sunset. Se trataba de varias manifestaciones distintas que se iban juntando y dividiendo. La gente empezó a concentrarse al mediodía, lo que daba amplio margen para hacerse oír antes del toque de queda de las 18:00, el tercero consecutivo.

El despliegue policial y militar seguía siendo masivo, pero algo había cambiado respecto a los días anteriores. Las marchas tomaron las calles de forma pacífica y la policía apenas hizo acto de presencia, más allá de ir bloqueando bocacalles para dirigir la manifestación. “Esta es mi primera protesta esta semana, honestamente estábamos esperando a que se calmara un poco, porque hay muchos saqueadores y no estamos aquí para eso”, decía Natasha Jennings, de 27 años. Portaba un cartel que decía: “Matáis a nuestros hombres negros y luego os burláis de nosotros por no tener padre”.

Esa venía a ser la sensación en la enorme manifestación, la de que tanto los manifestantes como los policías iban a hacer el esfuerzo, después de cinco días de trágica confusión, por distinguir a las bandas que están aprovechando el lío en las calles para destrozar comercios. Pasadas las siete de la tarde, la policía empezó a practicar detenciones pacíficas de aquellos que permanecían en la calle en Hollywood y en el centro.

El alcalde de la ciudad, Eric Garcetti, posó con la rodilla en el suelo junto a los manifestantes enfrente del Ayuntamiento, un gesto que están repitiendo policías y responsables locales por todo el país. Sin embargo, la actuación de estos días no ha contentado a todos. Una numerosa manifestación de cientos de personas, sin embargo, esperaba al alcalde de la ciudad delante de su casa al caer la noche.

Fuente: El País

Continuar Leyendo

LO MÁS VISTO