Connect with us

INTERNACIONALES

México y EE UU limitan el tráfico fronterizo por el coronavirus

Publicado

on

El avance del coronavirus sigue cambiando el mapa político internacional. México y Estados Unidos han acordado este viernes restringir el tráfico en su frontera para viajes no esenciales y el turismo a partir de este sábado. El comercio de mercancías y los trabajadores con un permiso migratorio no se verán afectados por la medida, ha asegurado el canciller mexicano, Marcelo Ebrard. El titular de Relaciones Exteriores ha reconocido que las negociaciones con Washington han sido “muy intensas”, pero que se ha logrado disminuir el impacto que tendría el cierre total de la frontera, una de las más transitadas del mundo. Las restricciones durarán 30 días, pero existe la posibilidad de que ambas partes extiendan el acuerdo por más tiempo.

Donald Trump también ha anunciado la medida, por su parte, en la rueda de prensa diaria que ofrece para dar cuenta de los últimos datos y medidas adoptadas para frenar la expansión del virus. El presidente estadounidense ha añadido, además, que México planea suspender también los viajes desde Europa, algo que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha desmentido. “Hoy no vamos a suspender ningún vuelo”, ha dicho Ebrard a pregunta expresa de EL PAÍS, aunque ha aclarado que aumentaran los controles de los pasajeros que vengan de Europa en aeropuertos.

La restricción fronteriza, que el Departamento de Estado avanzó el jueves por la noche, se añade a un pacto similar con Canadá que se anunció el pasado miércoles, en el que el cierre parcial de la frontera se dio de mutuo acuerdo. Con relación a este y a su vecino del sur, los Ejecutivos intentan que el transporte de mercancías se vea afectado al mínimo, para tratar de contener en la medida de lo posible los estragos económicos que está causando la pandemia. Aun así, el turismo, una fuente importante de negocio, sufrirá.

“Queremos asegurarnos de que las mercancías, el comercio, los trabajadores sanitarios continúan pudiendo cruzar la frontera”, señaló el secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, en la rueda de prensa, “pero, el turismo, y algunas actividades recreativas y otras cuestiones tienen que parar durante esta crisis», añadió.

“Nuestra preocupación ha sido que las medidas que se tomen para reducir la posible propagación del virus no afecten de manera decisiva la actividad económica y el empleo de las personas”, ha señalado, por su parte, Ebrard en conferencia de prensa. La preocupación de EE UU es contener el avance del Covid-19, con al menos 14.250 casos confirmados y más de 200 muertes. México, en contraste, tiene 164 casos confirmados y un deceso hasta este viernes. “Hemos estado trabajando de cerca en restricciones de viaje que protejan a nuestros ciudadanos de la transmisión de Covid-19”, ha dicho el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo.

“Es evidente que la frontera de México con Estados Unidos no es lo mismo que la frontera de Estados Unidos con Canadá”, ha dicho Ebrard. México, a diferencia del Gobierno canadiense, negoció que se hiciera un catálogo de actividades esenciales que no podían detenerse como servicios de compra de medicinas y alimentos, por ejemplo. El canciller mexicano ha evitado referirse a las medidas como un cierre. “He visto en algunos medios, incluso ayer en algún canal de televisión de Estados Unidos: ‘Se cierra la frontera’. No, no se cierra”, ha insistido el titular de Exteriores, que ha admitido que el portazo en las garitas migratorias era una posibilidad real.

La recomendación para la población de ambos países es que se abstengan de viajar al extranjero si no es absolutamente necesario. El Gobierno de López Obrador ha evitado imponer restricciones al movimiento libre de personas, así como medidas obligatorias para frenar los contagios y confía en no precipitar acciones que desgasten a la población, pese a que algunos sectores exigen medidas más drásticas.

Todo lo acordado por ambos países tiene que ver con transporte terrestre, y el tema de las restricciones en los vuelos, similares a las que EE UU adoptó con países de la Unión Europea, aún está en el aire. Se ha hablado poco de lo que supondrá el nuevo acuerdo para los inmigrantes y los solicitantes de asilo, aunque las implicaciones de las restricciones de viaje para las deportaciones, el miedo al contagio en los centros de detenciones y la falta de capacidad en los albergues pintan un panorama difícil para las personas en tránsito. Entre lo pactado es que ya no se concentrará a indocumentados en centros de detención de Estados Unidos y se les deportará de forma inmediata. “Si nos regresan personas que no sean mexicanos o centroamericanos, México no lo aceptaría, que Estados Unidos se haga cargo de esto”, ha puntualizado Ebrard.

Dentro de las acciones, también está previsto que se forme un grupo bilateral de alto nivel para vigilar las acciones de mitigación del virus en ambos países y que se acelere la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC), firmado y ratificado a principios de este año. México busca que el T-MEC entre en vigencia en junio próximo, según Ebrard.

“Muchos países están experimentando brotes de Covid-19 e implementando restricciones de viaje y cuarentenas obligatorias, cerrando fronteras y prohibiendo la entrada de no ciudadanos con poca anticipación”, advirtió esta semana el Departamento de Estado de Estados Unidos en un comunicado. Norteamérica se ha convertido en una vecindad que ha cerrado cada vez más sus puertas por el miedo a la expansión del coronavirus. Tras el acuerdo, EE UU queda aislado por sus fronteras terrestres: al norte, con Canadá y al sur, con México. Más al sur, Guatemala también ha sellado su frontera, aunque es mucho más porosa, con el territorio mexicano. (I) Fuente: Diario El País

Continuar Leyendo
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INTERNACIONALES

Informe británico advierte que las medidas de distanciamiento social ante coronavirus podrían ser necesarias hasta 18 meses

Publicado

on

Un informe elaborado por científicos del Imperial College de Londres alertan de que posiblemente habrá que esperar a una vacuna para ganar al coronavirus. Las noticias más esperanzadoras hablan de que podría lograrse en un año.

Mientras tanto, la cuarentena que muchas naciones han implantado entre sus ciudadanos para tratar de frenar la propagación debería extenderse al menos entre 12 y 18 meses, según advierte el informe elaborado por un equipo del Imperial College de Londres, colaborador de la Organización Mundial de la Salud en la modelización de enfermedades infecciosas.

En este mundo con más 7 mil millones de habitantes y al momento con más de 30 mil fallecidos y unos 650 mil contagiados, nada volverá a ser normal durante un largo tiempo.

Los autores analizan con modelos epidemiológicos las dos estrategias contra el coronavirus que hay sobre la mesa: la de contención o mitigación, planteada en un primer momento por Reino Unido para ralentizar, pero no detener, la propagación de la epidemia, y la de supresión de la transmisión, como se intenta ahora en España y en Italia con medidas drásticas de encierro en los hogares y el ejército en las calles.

Similares acciones se desarrollan ahora en Ecuador donde las medidas restrictivas han ido aumentando a medida de que se conoce de miles de contagios.

La idea de los científicos, liderados por el epidemiólogo Neil Ferguson, recomiendan la estrategia de supresión, pero advierten de que será necesario “mantener las medidas, al menos de manera intermitente, mientras el virus circule por la población o hasta que haya una vacuna disponible”. En el caso del COVID-19, “se necesitarán al menos unos 12 a 18 meses antes de que tengamos una vacuna”.

Qué se busca con la mitigación

El equipo científico calcula que unas políticas de mitigación óptimas que implica aislamiento de casos sospechosos, con respeto a la cuarentena de su entorno y el distanciamiento social de las personas mayores o con enfermedades graves, se podrían evitar tal vez la mitad de las muertes.

El modelo inglés predice unas 250 000 muertes en Reino Unido y hasta 1,2 millones en Estados Unidos, destaca el diario español El País.

Aunque no se habla de permanecer 18 meses encerrados en la casa, también se ha pensado que podrían ser cuarentenas intermitentes. “Una estrategia mínima de supresión incluye el distanciamiento social de toda la población, combinado con el aislamiento de casos en su casa y el cierre de escuelas y universidades”, señala el informe. “Para evitar un repunte en la transmisión, estas medidas deben mantenerse hasta que haya suficientes existencias de vacunas disponibles para inmunizar a la población, lo que podría ser dentro de 18 meses o más”, subraya.

El informe recuerda que los casos exitosos de China y Corea del Sur muestran que es posible conseguir la eliminación de la transmisión en el corto plazo, pero “está por ver si es posible a largo plazo, y si es posible reducir los costos económicos y sociales de las medidas adoptadas hasta ahora”. (I) Fuente: Bendito Fútbol

Continuar Leyendo

INTERNACIONALES

Coronavirus: OMS pide un cambio de estrategias para «vivir con este virus» hasta tener una vacuna

Publicado

on

El jefe de emergencias de la Organización Mundial de la Salud dijo este viernes que hacer pruebas a gran escala para detectar el nuevo coronavirus es una labor crucial, y que no se debe ver con recelo a los países que informan un mayor número de casos. También pidió un cambio hacia estrategias de salud pública que nos permitan «vivir con este virus» hasta tener una vacuna.

Los comentarios del doctor Michael Ryan indican un cambio de mentalidad en la OMS y la resignación de la agencia a que el virus identificado por primera vez en China a fines del año pasado ronde el mundo por un tiempo. El número de personas infectadas a nivel global superó las 585 000 el viernes.

«En este momento, nadie puede predecir cuánto tiempo durará esta epidemia», dijo Ryan en conferencia de prensa. “Estamos entrando y avanzando hacia un futuro incierto… Muchos países apenas comienzan el ciclo de esta epidemia».

Durante semanas, los funcionarios de la OMS hablaron durante las sesiones informativas diarias en Ginebra de un «momento propicio» para contener la propagación del virus. Pero últimamente ha habido indicios de que ese momento se ha ido.

Ryan pidió el viernes pasar de las medidas diseñadas para quitarle fuerza a la pandemia a las dirigidas a «objetivos mucho más precisos… que nos permitan, como mínimo, vivir con este virus hasta que podamos desarrollar una vacuna para deshacernos de él”. No se espera que haya una vacuna contra el virus durante al menos 12 meses.

El nuevo coronavirus causa síntomas leves o moderados en la mayoría de las personas, pero para algunos, especialmente los adultos mayores y las personas con problemas de salud preexistentes, puede provocar enfermedades más graves o la muerte.

Los funcionarios de la OMS siguen advirtiendo que aún se desconoce mucho sobre el virus, incluso por qué algunas personas que no son de edad avanzada ni tienen afecciones preexistentes se han enfermado gravemente de COVID-19.

Ryan dijo que del 10% al 15% de las personas menores de 50 años tendrán una «infección de moderada a severa».

Al mismo tiempo, los funcionarios de la OMS enfatizaron la importancia de hacer pruebas a gran escala y dijeron que les permitiría a los funcionarios de salud conocer mejor los brotes, incluso si un número creciente de personas con resultados positivos puede provocar inquietud.

«No deberíamos castigar a los países por tener números más grandes», dijo Ryan. «Si creamos una situación en la que reaccionemos de forma exagerada al número diario, entonces hay un desincentivo para hacer pruebas».

«Tener un número mayor significa que sé mejor dónde está el virus», dijo. (I)

Continuar Leyendo

INTERNACIONALES

A unirse en oración y ayuno invita Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Publicado

on

“Como médico y cirujano siento una gran admiración por los profesionales de la medicina los científicos y todos los que trabajan incansablemente para frenar la propagación del COVID-19”, inició diciendo el élder Russell M. Nelson, presidente de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Mediante un video compartido por YouTube, el presidente hizo un llamado general a todos los miembros de la Iglesia y sus amigos a realizar un ayuno especial para superar los efectos del coronavirus en el mundo.

La invitación está prevista para realizarla mañana, con un ayuno y oración mundial para pedir por la actual situación que aqueja de manera global.

“Yo sé que durante estos tiempos desafiantes, podemos ser fortalecidos y animados al acudir a Dios y a su hijo Jesucristo, el Maestro Sanador. Los invito a unirse a mi en un ayuno mundial todos aquellos cuya salud se los permita, para orar, para pedir alivio de los efectos físicos, emocionales y económicos de esta pandemia global”, expresa el religioso en el mensaje.

“Unamos nuestra fe para rogar por la salud espiritual y física de todo el mundo. El Señor entiende los sentimientos que están experimentando”, agregó.

“Él los ama y se preocupa por ustedes, y yo también” , agregó Russell M. Nelson. (I)


Continuar Leyendo

LO MÁS VISTO