NANKAIS: Dañado y maltratado

En Brasil pareciera hipócrita decir que el único deslegitimado es un Presidente cuando uno lo escucha decir que promete liberar la tala de los árboles porque el cuidado ambiental equivale a desperdiciar dinero, en un país donde la economía funciona gracias a la agricultura. Mientras tanto, Nuestro Papa Francisco el 2015 escribe la encíclica sobre el cuidado de la Casa Común o la naturaleza y luego dice que los Estados son cómplices de las empresas transnacionales al trabajar por el Estiércol del Diablo, en lugar de hacerlo por el pueblo. La firma de convenios o contratos donde los países Latinoamericanos ofertan materias primas baratas” ponen en discusión y en reinterpretación el desarrollo sustentable cuando pasamos a hacer las cosas de manera diferente.

En Nankais, se ha hecho mucho daño y existe daño acumulado por lo que se requiere de un proceso psicosocial. Aquí se ha deslegitimado a los Seres Humanos, el que tiene dinero es mejor que el que no tiene dinero y la minería tiene dinero. Se dice esto porque la minería vuelve a activar la vieja estrategia de alterar Casa Adentro la autodeterminación y representatividad de la organización interna del pueblo ancestral Shuar cuando contrata síndicos para desorganizar la estructura sociocultural: “Si creemos en la democracia, creemos en que la soberanía está en el ciudadano”.

Algunos hechos significativos: cuando le falla el Presidente de la Asociación de Centros Shuar Nankais la minería invita al Presidente de la FEPNASH a reunirse en el GAD cantonal de Guayzimi sin consulta a las bases (a quienes se debe). La minería cambia a un empleado desacreditado (relacionador comunitario) por interpretar el Desarrollo Social con pollos y alimento para pollos. La cuestión no sería ver el progreso desde la forma y el fondo de la Ley Minera y de la Responsabilidad Social Empresarial ¿No será que se está Pelado mal el Chancho?

POR: Vitali Arévalo K.
Email: vitaliarevalo@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *