Con censo se busca actualizar el inventario de arbolado urbano

Las realidades son opuestas. Mientras en la avenida Carlos Plaza Dañín, a la altura de la Pedro Menéndez Gilbert (norte), una decena de vendedores ambulantes se cubre, a diario, del sol bajo frondosos árboles plantados en el parterre central, en la avenida Christian Benítez, sector de Socio Vivienda (noroeste), quienes trotan por allí no tienen dónde resguardarse.

En el parterre central de esta última arteria espacios rectangulares llenos de paja seca dan cuenta de que en algún momento esa fue un área verde. Actualmente en algunos tramos hay árboles muy tiernos.

La arborización de la ciudad fue un tema de debate durante esta semana. Guillermo Peñalosa, presidente de la Organización Mundial de Parques Urbanos, estuvo de visita en el Puerto Principal para asesorar al Municipio en asuntos de espacio público y movilidad.

Durante una conferencia en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, el también fundador de la organización Ciudades 8/80, dijo sentirse sorprendido de que la urbe tenga 66.000 árboles (sin considerar bosques) cuando debería tener unos 500.000.

Ante un requerimiento de este Diario, la Dirección municipal de Áreas Verdes liderada por Abel Pesantes, señaló que la cifra de 66.000 no fue proporcionada por dicha instancia.

En este contexto, indicó que actualmente con la cooperación de la Corporación Andina de Fomento (CAF) se ejecuta una consultoría para la elaboración del plan de gestión de espacios verdes de uso público y arbolado urbano de la ciudad.

Según la dirección, aquello incluye un “censo del arbolado urbano a fin de actualizar y complementar nuestro inventario de áreas verdes, georreferenciando las especies arbóreas acorde con su taxonomía y características fenológicas”.

No obstante, no se especificó un número de árboles, al menos de algún registro anterior.

La arborización de especies nativas e introducidas, como el samán, guayacán, acacias, ficus, neem, ceibos, caobas, muyuyos y fernán sánchez es visible en sitios como la autopista Narcisa de Jesús, la avenida Las Aguas, Juan Tanca Marengo, Guillermo Cubillo, Francisco de Orellana, Antonio Parra Velasco e Isidro Ayora.

Así lo indicó Pesantes a través de un correo electrónico, en el que, además, refirió que el cabildo ya tiene un proyecto de forestación que comenzará durante la estación lluviosa.

Con miras a priorizar el bienestar de sus habitantes, mejorando aspectos como la arborización, la movilidad, el espacio público, entre otros, la alcaldesa Cynthia Viteri dijo sentirse entusiasmada que la urbe se sume a esa tendencia denominada Ciudades 8/80 que dan comodidad a un niño de 8 años como a un adulto de 80.

En sectores como Socio Vivienda (plan habitacional del Gobierno Nacional) los moradores tienen expectativa de que se siembren más árboles allí.

“Sí sería bueno que pongan arbolitos, aquí las palmeras que pusieron se secan”, comentó Wilter Rodríguez, vendedor informal que se ubica en la avenida principal Monte Sinaí, por la coop. Trinidad de Dios, donde los vecinos se unieron para sembrar plantas ornamentales que cubren con llantas en un tramo del parterre central.

Pablo Zambrano, quien tiene una panadería en la av. Casuarina, por la cooperativa El Fortín, consideró que en esa arteria también podrían plantarse árboles, aunque no sean de gran tamaño para evitar afectación en el tendido eléctrico.

Actualmente en el parterre central solo hay postes metálicos de alumbrado público y en algunos tramos muros jersey de concreto. “Por gusto están esos muros aquí, más que hacen estorbo, un arbolito sería más saludable”, opinó el hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *