Recuerdan ustedes al soldado Canusa

Imagen tomada de la obra “Guerra y Paz en Paquisha”, de Eliecer Cárdenas Espinoza.A dicho soldado algunos tal vez si lo recuerden, otros lo habrán olvidado, unos terceros quizá jamás oyeron hablar de él, especialmente los más jóvenes.

Pues, se trata del legendario soldado shuar, Esteban Miguel Canusa Yusuma, héroe de Paquisha, galardonado con la “Cruz al Mérito de Guerra” en el grado de “Gran Oficial”, por su valerosa acción desplegada en la Cordillera del Cóndor, derribando un helicóptero enemigo. La referida condecoración la recibió de manos del presidente de la República, abogado Jaime Roldós Aguilera, en ceremonia llevada a cabo el 24 de mayo de 1981, en el estadio olímpico Atahualpa de la ciudad de Quito.

Canusa en lengua Shuar Chicham quiere decir: Río grande, o río de las canoas, nombre que implica fuerza, valentía, arrojo, decisión…

En 1981, Ecuador procedió a instalar los destacamentos avanzados de Paquisha, Mayaicu y machinaza, en la vertiente oriental de la mentada Cordillera. Zona en disputa con el Perú, comprendida dentro de los 78 kilómetros de frontera común no delimitada en virtud de la inexistencia del “divortium aquarum” entre los ríos Santiago y Zamora.

El primero de los precitados destacamentos se hallaba emplazado en un recodo formado por los ríos Ampama y Comaina, a escasos kilómetros del puesto militar peruano de Alto Comaina. A eso de las 11H30 del día jueves 22 de enero de 1981, repentinamente un helicóptero peruano descendió sobre Paquisha, en actitud de ataque, procediendo inmediatamente a elevarse y retirase del sitio.

La tarde de ese mismo día, otro helicóptero peruano volvió atacar dicho puesto, hiriendo gravemente al teniente piloto Víctor Hugo Valencia Tapia, de 25 años de edad, quien momentos antes había aterrizado, procedente del Batallón 103 “Zamora”, con la misión de reaprovisionar e inspeccionar el avance de las construcciones en este campamento.

Dada la crítica situación, los altos mandos castrenses tomaron las previsiones del caso, trasladando inmediatamente a los tres puestos ecuatorianos en diversos helicópteros: municiones, tropas, ametralladoras antiaéreas, paracaidistas.

El mas golpeado fue sin duda el destacamento de Paquisha. Durante los días de combate, la aviación peruana arrojó decenas de bombas de alto poder destructivo, mismas que al caer descuajaron árboles, elevaron rocas, destrozaron matorrales, abrieron cráteres, mataron a los soldados Segundo Nicanor Quiroz Salazar y Luis Alberto Suárez Morales, los cuales eran ayudantes de la ametralladora múltiple Browning, manejada por el cabo Nelson Enrique Guamaní Oña. Dicha pieza antiaérea de 3.200 libras fue levantada por el violento impacto de las esquirlas, de las cuales no se salvaron ni los dos asistentes, pese a que intentaron buscar refugio.

Conviene agregar que, el cabo Guamaní, aportó en el derribamiento de un helicóptero peruano, mereciendo por ello el galardón “Cruz al Mérito de Guerra” en el grado de “Gran Caballero”. Este militar de origen cotopaxense vivió sus últimos años en la ciudad de Cuenca (unos 15 años, más o menos). Una vez retirado del Ejército se desempeñó como guardia de seguridad de la Empresa Delgado Travel en el 2001. El martes 16 de Julio de 2002 falleció sepultado por un alud ocurrido en la vía Guarumales-Méndez, sector Nuevo Horizonte, cuando retornaba de Limón-Indanza a donde fue a dejar con dos de sus compañeros una cantidad de dinero por orden de sus superiores.

Pero volvamos a los hostigamientos del ejército peruano.

La operación llamada “ablandamiento” en el lenguaje castrense del ejército sureño, tenia como objetivo forzar el repliegue de nuestros soldados, para inmediatamente tomar posesión de los puestos militares, mediante desembarco de tropas, desde helicópteros posados a determinada altura. Estos actos hostiles fueron inmediatamente repelidos con nutrido fuego de fusilería, abierto desde los flancos.

El 20 de febrero de 1981, a las 10H00, tras violar el Cese de Fuego convenido en la Reunión de Consulta de la Organización de Estados Americanos (OEA), llevada a cabo en Washington el lunes 2 de febrero del citado año, una flotilla de cuatro helicópteros que, a su vez, trasportaban tropas de desembarco, montaron operativo sobre Mayaicu.

A las 10H15, iniciaron los consabidos bombardeos de ablandamiento. Luego intentaron desembarcar tropas, actuando como guía de la flotilla, el helicóptero piloteado por el mayor Rubén Polanco Pacheco (se trata del mismo que condujo el aparato sobre Paquisha, el día que hirieron al teniente Valencia) el cual fue recibido con un concentrado fuego de ametralladoras y fusiles. Uno de cuyos proyectiles disparados por el soldado Canusa, con un Fusil Fal, impactó en el rostro del copiloto, Tnte. Julio Ponce Antúnez de Mayolo, quien inmediatamente cayó muerto sobre los controles de mando, haciéndole perder estabilidad a la nave que se precipitó a tierra a 100 metros de la posición, con varios heridos de tropa en su interior.

En aquellos tiempos me hallaba yo en la transición de la niñez a la adolescencia. Se vivía la euforia de todo un país. La mayoría comentaba que un shuar, un soldado shuar, ha derribado un helicóptero peruano desde la punta de un árbol, con tiros de fusil. Limón-Indanza aún no contaba con señales de televisión, las noticias de los incidentes fronterizos llegaban diariamente a través de las potentes ondas de la Radio H.C. J. B., (Hoy Cristo Jesús Bendice) “La Voz de los Andes”, emisora capitalina de los «gringos evangélicos», allí se escuchaba al presidente Jaime Roldós Aguilera, fustigando la agresión peruana, a través de su elocuente oratoria; se escuchaba también el Himno a Paquisha compuesto por el Dr. Aulo Gelio Ávila, desplazado posteriormente por el Himno a Paquisha de Pueblo Nuevo, que se quedó en la retina y en el oído de los ecuatorianos: “Paquisha es ya un nombre en la historia. De dignidad que nunca morirá”, rezan sus últimos versos.

Por Dr. Mg. Carlos Urdiales González

Santa Ana de los Ríos de Cuenca, 11 de septiembre de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *